+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LOS EFECTOS DE LA EPIDEMIA ORIGINADA EN WUHAN

Los desinfectantes de manos se agotan en las farmacias de Aragón

La alerta constante por el coronavirus dispara la demanda de los antisépticos en la última semana / Los problemas de abastecimiento de mascarillas continúan y algunas boticas tienen listas de espera

 

La farmacéutica Elena Brosed posa con el último bote de antiséptico que ayer tenía en su farmacia de la calle Doctor Cerrada. - JAIME GALINDO

Una estantería vacía de mascarillas, ayer, en la farmacia Brosed. - JAIME GALINDO

Ana Lahoz Ana Lahoz
13/02/2020

Primero fueron las mascarillas y ahora es el turno de los desinfectantes de manos. La alerta por el coronavirus sigue generando daños colaterales en las farmacias de Aragón, donde la demanda de geles antisépticos se ha disparado en la última semana y eso ha provocado que este producto se agote en varias boticas de la comunidad. De hecho, desde el Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza confirmaron ayer a este diario que las ventas «han aumentado bastante» y a todo lo que se está recibiendo en los almacenes «se le da salida» hacia las boticas, que reclaman este material.

Los antisépticos son sustancias que, aplicadas de forma tópica sobre los tejidos vivos, tienen la capacidad de destruir los microorganismos o de inhibir su reproducción. En el caso del coronavirus, el lavado de manos con este líquido se ha establecido como una medida eficaz para evitar el contagio, aunque su uso es habitual y constante en hospitales y centros sanitarios para evitar la transmisión de cualquier virus.

La carencia de desinfectantes de manos en las farmacias por ahora es «puntual» y no todas tienen problemas, pero la situación podría ir a más próximamente, tal y como ya ocurrió con las mascarillas. «Hace días que tenemos agotada una marca de gel antiséptico y hemos notado más demanda en los últimos días. Es un producto que no es habitual que se termine», apuntaron ayer desde Farmavázquez.

A LA ESPERA / También la responsable de esta botica que gestiona los pedidos a través de internet aseguró que «últimamente» ha recibido varias peticiones de estos geles antisépticos. «Es cierto que hay bastantes clientes que lo han solicitado», precisó.

El perfil de los compradores no es solo población china –que en muchos casos los adquieren para enviar a sus familiares—, sino también españoles que, ante la alarma que no cesa por el coronavirus o cancelaciones de grandes eventos como el Mobile World Congress de Barcelona, se han lanzado a comprar estos productos como medidas de prevención. Este gel desinfectante puede ser útil cuando no hay posibilidad de lavarse las manos con agua y jabón.

«Hemos vendido todos y ahora solo queda uno. Se han pedido más, pero al parecer de algunas marcas en los almacenes ya no quedan», apuntaba ayer Elena Brosed, responsable de la farmacia que lleva su apellido y está situada en la calle Doctor Cerrada. «Nos dicen que no tienen de ningún tamaño. Los tuvimos expuestos en el mostrador y se agotaron. Después los pasamos a la estantería, con más espacio, y también pasó lo mismo. Ha sido una venta constante en los últimos días», reiteró Brosed. La farmacéutica apuntó que «muchas madres» son parte de los clientes que han solicitado estos antisépticos.

UN ‘BOOM’ DE VENTAS / Mientras las farmacias afrontan la escasez de este otro producto por culpa del coronavirus, la falta de mascarillas en los establecimientos de Aragón sigue siendo una constante. Tal y como adelantó EL PERIÓDICO el pasado 26 de enero, la celebración del Año Nuevo chino generó un boom de compras en la comunidad por parte de chinos que iban a viajar a su país y las mascarillas se agotaron.

Pero el problema no se ha resuelto y sigue el desabastecimiento, unido a una ligera subida de los precios. Y es que los fabricantes de estos materiales han visto una oportunidad de negocio en la crisis sanitaria que está generando el coronavirus en todo el mundo.

En la farmacia Brosed, por ejemplo, una parte de la estantería dedicada a las mascarillas se encontraba vacía y sobre ella una pegatina que decía reservadas. «Tengo lista de espera y voy a tener que llamar a los clientes para decirles que de momento no llega ninguna», señaló la propietaria. De hecho, Brosed contó que hace unos días tenía todavía 20 de estos productos, pero le duraron apenas unos minutos. «Una mujer china vino y se llevó una, pero poco después me llamó para preguntarme cuántas tenía. Le dije que me quedaban 19 y entonces me pidió que se las guardara todas porque se las iba a llevar», recordó. «La que compró era de una protección alta y entiendo que tras comprobarla me llamó para decirme que quería más», indicó.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla