+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SONDEO DE EL PERIODICO SOBRE INTENCION DE VOTO EN LAS AUTONOMICAS

Iglesias podrá elegir entre PAR y CHA para un nuevo pacto

  •  Con 27 ó 28 diputados, los socialistas controlarían perfectamente la situación frente a un PP en retroc
  •  

    EL PERIODICOEL PERIODICO 27/04/2003

    Marcelino Iglesias tiene todas las opciones de ser el primer presidente de la DGA que repite mandato. Según la encuesta de C&J Consultores para EL PERIODICO, el Partido Socialista estaría en condiciones de obtener 27 ó 28 escaños en las Cortes de Aragón, lo que le permitiría elegir entre PAR o CHA (ambos con posibilidades de lograr 10 diputados) para pactar la formación del nuevo gobierno. El PP, que sigue retrocediendo sobre las perspectivas marcadas por anteriores sondeos, parece irremediablemente condenado a pasar a la oposición, con 19 ó 20 escaños frente a los 28 de que posee actualmente.

    Tras las elecciones del 25-M seguirá sin haber en el Parlamento aragonés mayorías absolutas, pero las únicas combinaciones posibles se articulan en torno al PSOE, que en estos momentos ganaría ocho puntos en porcentaje de votos sobre los que logró en 1999 (pasaría del 30,7 % al 38,12 %). Tal situación, reflejada asimismo por otras proyecciones demoscópicas y en concreto por el Barómetro de Invierno de la propia DGA, dejará a Iglesias en una posición muy cómoda para negociar un futuro pacto con el Partido Aragonés, su aliado actual, o con Chunta Aragonesista, fuerza que sigue avanzando y podría doblar sus 5 diputados de la presente legislatura.

    El gran perdedor es el PP, como ya detectaron los sondeos de hace un año. Otros impactos negativos se han sumado al causado por el Plan Hidrológico y el trasvase del Ebro, puesto que los conservadores aragoneses, quienes en el sondeo realizado por EL PERIODICO hace un año ya perdían seis puntos en porcentaje de voto y otros tantos diputados, ahora retrocederían más de diez puntos y 8 ó 9 diputados en relación con 1999. Los populares carecen de cualquier opción para poder fraguar algún tipo de alianza que les permitiera recuperar el gobierno de Aragón tras el 25-M.

    Izquierda Unida sigue debatiéndose en la frontera del tres por ciento de los votos, lo que significaría mantener su actual diputado o convertirse en fuerza extraparlamentaria. Casi un cuarenta por ciento de los encuestados declararon no saber qué votarán o declinaron contestar. Resulta curioso que tales indecisos sean muchos más en las tres capitales que en sus respectivas provincias.

    BATIR UN RECORD Esta predicción sobre los resultados de las próximas elecciones autonómicas supone que Iglesias estaría a punto de batir todo un récord: ser el primer presidente reelegido para un segundo mandato. Lo tiene todo a su favor, incluída una valoración de su gestión bastante positiva.

    Frente a los socialistas, el PP afronta esta cita con las urnas en una coyuntura muy complicada. El hecho de que este sondeo se realizase cuando la guerra del Golfo estaba concluyendo o podía darse por acabada no ha aliviado el desgaste acumulado por los conservadores en todas las circunscripciones y escenarios geográficos. Como ocurre en el caso de los grandes ayuntamientos aragoneses, es imposible sustrarse a la impresión de que la caída de los populares se corresponde con la mejora de la expectativas del PAR, que en el sondeo de hace un año andaba por los trece puntos en porcentaje sobre votos emitidos (ligeramente por debajo de sus resultados en 1999), pero en estos momentos está en el 15,18 %, lo que le ha permitido superar a Chunta y conservar su tradicional posición de tercera fuerza regional.

    La intención de voto de los encuestados, discriminada por grupos de edad y por sexo indica, como suele ser habitual, que las mujeres son ligeramente más indecisas y también un poco más proclives a las opciones conservadoras que los hombres, y que los jóvenes que tienen decidida la orientación de su sufragio giran hacia la izquierda. Los mayores de cincuenta y cinco años, por su parte, se alinean masivamente en las opciones políticas mayoritarias (PSOE y PP) y dan de lado tanto a IU como a CHA.