Kiosco

El Periódico de Aragón

Editorial

Motorland, una apuesta que necesita revisión

El Gran Premio de Aragón de MotoGP de 2022 ya está en marcha. Después de todas las actividades del jueves, en las que los aficionados volvieron a acercarse a sus ídolos de manera estrecha en una iniciativa muy atractiva de los organizadores del Mundial, las motos empezaron a rodar este viernes con los primeros entrenamientos libres, dominados por Jorge Martín en la categoría reina, Arón Canet en Moto2 y Dennis Foggia en Moto3, y el gran atractivo del regreso a las pistas de Marc Márquez después de un complejo periodo de recuperación de una lesión importante. El piloto de Cervera, que tiene en Motorland uno de sus circuitos favoritos del campeonato, marcó el octavo mejor crono y su sola presencia debería servir para impulsar la venta de entradas para todo el fin de semana. Desde una estricta mirada española, el Mundial andaba algo descafeinado con su ausencia. Su regreso, por el contrario, hace retumbar las estructuras y reaviva las ilusiones en la grada.

El Mundial de MotoGP vuelve a Alcañiz ya sin ninguna restricción sanitaria, después de la edición limitada de 2021 y la suspensión de 2020 por la virulencia de la pandemia de covid-19. Motorland firmó este mismo año la ampliación del contrato con Dorna hasta 2026 por 24,7 millones de euros y tres ediciones aseguradas en ese espacio de tiempo. El Gobierno autonómico que salga de las urnas el próximo mayo tendrá, eso sí, la llave para decidir la validez del acuerdo o rescindirlo. Así quedó estipulado en el clausulado.

El trazado alcañizano se enfrenta a un momento decisivo en su historia. Con un nuevo gerente al mando, el ingeniero andaluz Miguel Ángel Cobo, afronta el reto de hacer sostenible una instalación que la Cámara de Cuentas puso en el foco por su total «dependencia financiera» de sus socios, todos de carácter público: la DGA concentra el 89,5% de las acciones, mientras que la Diputación Provincial de Teruel y el Ayuntamiento de Alcañiz asumen el 5,25% cada uno. Desde su creación en 2009, la Ciudad del Motor ha recibido 236,4 millones de euros, con 18 ampliaciones de capital por valor de 113,2 millones. Fruto de ello, el informe de la Cámara de Cuentas alertaba del riesgo de viabilidad futura del modelo.

Motorland es una buena apuesta estratégica para la comunidad. Solo hay que echar la vista atrás y comprobar el éxito de público y organización de grandes premios pasados. Sin embargo, ningún gobierno, ni con el color del PP ni del PSOE, ha conseguido hacerlo viable ni darle una rentabilidad verdadera, más allá del impacto económico en la zona y de imagen en la comunidad durante el fin de semana de las carreras. Es hora de hacer una revisión seria, impulsar otras ideas con la búsqueda de patrocinios y apoyos privados y trabajar el presente y el futuro tanto desde el punto de vista deportivo como tecnológico para que el circuito no se alimente única y exclusivamente del dinero público.

Compartir el artículo

stats