El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Editorial

Los pequeños gestos siempre ayudan mucho

La Gran Recogida, organizada por el Banco de Alimentos, comenzó ayer con la esperanza de poder llenar una parte de las despensas de aquellos hogares que tienen serias dificultades para llevarse algo a la boca cada día. El encarecimiento de la cesta de la compra agrava esta situación porque llenar el carro para cubrir las necesidades básicas es un problema que afecta cada vez a más familias aragonesas. Sin embargo, esta circunstancia no ha de ser impedimento para arrimar el hombro y hacer más llevadera esta cuesta de enero anticipada por el alto coste de la vida.

Las necesidades son muchas y serán todavía mayores, ya que el Banco de Alimentos ha atendido este año a 23.000 personas en Aragón, una cifra que crecerá un 20% en 2023. Además, los almacenes que tiene la organización, tanto en Mercazaragoza como en Huesca y Teruel, se encuentran bajo mínimos, lo que hace más necesario que nunca una colaboración masiva.

En esta ocasión, la Gran Recogida, que lleva por lema Comer no puede ser un lujo, combina la compra de alimentos y la donación de dinero, de forma que el ciudadano pueda optar por la fórmula que prefiera en más de 200 establecimientos de la capital aragonesa y otros 20 de Huesca y Teruel. El año pasado se recogieron en España más de 16 millones de kilos con los que fue posible ayudar a casi un millón y medio de personas, algo que demuestra que un pequeño gesto puede ayudar. Y mucho.

Compartir el artículo

stats