Opinión | AL MARGEN

Cristo Viene, dice Yadira

Es fácil de encontrar. Busquen algo así como «comunicado de las iglesias evangélicas sobre el mitin del PP» y les sale. Está encabezado por la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España, y entre otras cosas, dice lo siguiente: «Suscribimos la separación Iglesia-Estado, principio democrático enunciado por la Reforma protestante radical del siglo XVI que hemos defendido siempre con gran riesgo y perjuicio para nuestras iglesias». Pues ya está. Las iglesias evangélicas no apoyan al PP, lo apoya la pastora del Centro Apostólico Cristo Viene, Yadira Maestre. Quiero decir con esto que no nos precipitemos en sumar evangélicos con PP y en rasgarnos las vestiduras con lo de mezclar la religión con los mítines políticos. La comunidad evangélica pide que se le deje al margen, y eso deberíamos hacer, por respeto.

A mí me gustaría que el PP nos contara qué haría con las pensiones si llegara al gobierno, por ejemplo. Me gustaría más que asistir a un servicio enfervorizado de una líder religiosa con una parroquia de 500 fieles (son los que dicen que acuden a sus servicios en su iglesia de Usera) por mucho que no sea a mí a quien se dirige, sino a la comunidad latina. Que eso está bien visto, pero ¿de verdad es el camino para llegar a estas personas? ¿Y qué tal si nos ocupamos de mejorar los trabajos precarios, de darles acceso a una vivienda digna, de facilitarles los trámites burocráticos para que se integren mejor y coticen aquí? ¿Qué tal si prometemos reforzar sanidad y educación? Lo de apelar al estereotipo es facilón y suele salir mal. Por eso, yo sugeriría al PP que busque cómo prometerles mejorar su vida, y luego que en la intimidad cada uno rece a quien quiera.