Opinión | TERCERA PÁGINA

Proteger para siempre Canal Roya

El proyecto no ha tenido sentido desde su origen más allá de cumplir sueños megalómanos

Estos meses en el Gobierno de Aragón no han sido fáciles. De todas las discrepancias que se han sucedido en estos cuatro años, la más lacerante, sin duda, ha sido la propuesta de la unión de estaciones por parte del PSOE y del PAR. Por la gravedad de la propuesta y por el daño medioambiental que implicaba un proyecto que desde Podemos jamás vimos y jamás votamos favorablemente. En cuanto conocimos el proyecto y sus intenciones nos pusimos a trabajar desde nuestras áreas de gobierno y ahí descubrimos con toda certeza que el proyecto nunca iba a ser avalado por Europa y que se estaba incurriendo en un triple despropósito: perder los fondos de turismo sostenible para lo que debían ser, destrozar la Canal Roya y además exponer a la comunidad autónoma a sanciones millonarias por parte de la Comisión Europea por incumplimiento de sus directivas. Y es que el proyecto desde su origen no ha tenido ningún sentido más allá de cumplir sueños megalómanos trasnochados. Sin asiento científico, sin apoyo territorial y sin sostenibilidad ni rentabilidad económica a medio plazo.

Durante estos meses hemos sido conscientes desde Podemos que como miembros del Gobierno teníamos sobre nuestras espaldas la responsabilidad de frenar el proyecto y de poner encima de la mesa todas las irregularidades legales en las que se estaba incurriendo si se hacía oídos sordos a nuestros informes. Y todo este trabajo minucioso ha dado sus frutos. Hace unos días una militante me decía: «Antes de estar en los gobiernos nos costaba años de lucha en las calles y en los juzgados parar proyectos como este, sin embargo, desde dentro sólo han hecho falta meses. Y es que, si la presión en las calles tiene correlato en las instituciones, lo imposible sucede».

Dicho esto, que la DPH haya renunciado, como promotora, al proyecto es sin duda una buenísima noticia que celebrar, pero es la primera de las victorias. En Podemos creemos que los logros se celebran reclamando más y por eso llevamos más de un mes exigiendo desde el Gobierno que se proteja para siempre la Canal Roya. Para que ningún gobierno sordo a la ciencia vuelva a proponer su destrozo. Y lo hemos exigido de nuevo haciendo más que diciendo: solicitando formalmente al consejero Joaquín Olona la necesidad de activar cuanto antes un nuevo PORN (Plan de Ordenación de Recursos Naturales) mediante una orden de inicio del decreto que lo desarrolle y que a su vez active la protección cautelar del entorno de Canal Roya.

La protección de esta zona no es un «antojo» de los ecologistas, es de obligado cumplimiento si se siguen las normativas europeas y el principio de protección preventiva que marca la ley aragonesa de espacios naturales protegidos en su artículo 30. Esta ley nos dice que en casos como este, cuando existe un factor de perturbación que potencialmente pudiera alterar tal estado de conservación de una zona con estos valores naturales, se establecerá un régimen de protección preventiva. Vamos, que no poner en marcha un PORN del Espacio Natural Anayet Partacua no se ajustaría a la legalidad y además no tendría ningún sentido político pero tampoco territorial.

Estas semanas veremos cómo ninguno de los promotores y facilitadores de este proyecto fallido asume la responsabilidad de este despropósito. Nada nuevo bajo el sol. Al final nadie va a reclamar ni tan siquiera ser ellos quienes lo promovieron. Pero todos los que defendemos otra forma de invertir en nuestro territorio, todos los que sabemos que el cambio climático ha venido para quedarse y que la política no puede seguir haciendo oídos sordos a las exigencias medioambientales debemos seguir peleando hasta proteger, de una vez y para siempre, este maravilloso y rico rincón de nuestro Pirineo. No hay excusas.