Opinión | Sala de máquinas

Fórnoles

En más de una ocasión les he hablado de Braulio Foz, el gran escritor aragonés del siglo XIX y autor de Vida de Pedro Saputo. Foz fue un personaje realmente extraordinario, tanto o más que su más célebre criatura de ficción. Nació en Fórnoles (Teruel) y durante toda su vida se mantuvo ligado por los cuatro costados a la historia y a la tierra de Aragón.

Hoy sábado y mañana domingo lo recordaremos con especial intensidad y cariño porque estaremos en su patria chica, en Fórnoles, hablando de los temas que obsesionan a la mayoría de los escritores, y hacia los que un buen número de lectores sienten asimismo curiosidad.

La que, por ejemplo, suscita, además, por su profesión (policía científica), la novelista Camino Díaz, quien hoy se enfrentará en Fórnoles al reto de explicar cómo es capaz al mismo tiempo de fedatar y mapear un suceso en una investigación rigurosa, para después, si la historia (la estafa, el crimen…) reúne condiciones, ficcionarla con las reglas de la imaginación, para convertirla en una novela.

Ese don, la fantasía, que a Braulio Foz, historiador y profesor de lenguas clásicas, le ayudó mucho a construir la novela de su vida, con el gran Pedro Saputo como protagonista, ha venido asimismo a ampliar las virtudes expositivas de Domingo Buesa en el plano, relativamente nuevo para él, de la ficción literaria.

Mañana, también en Fórnoles, Buesa abordará las zonas más oscuras de la existencia de uno de los personajes históricos que mejor conoce, Francisco de Goya, uno de los mayores ejemplos de asombroso equilibrio entre la realidad o crónica de su época, en su caso coincidente con el final del antiguo régimen, con la vida interior, las tenebrosas visiones y los sueños secretos del artista elegido para anunciar la vanguardia de la modernidad.

Fiesta literaria, por tanto, en la cuna de Braulio Foz, para celebrar su memoria, la magia del Matarraña y el talento de los autores aragoneses. El nuevo Ayuntamiento de Fórnoles, con su alcalde Javier Vidal a la cabeza, ha apostado por valores seguros. Ojalá la cultura y la política, la gestión y las letras sigan aliándose en esta mágica población turolense.