Opinión | APUNTES AL MARGEN

CIS, estudiosy torreznos

Desde marzo hasta junio, fuimos recibiendo cada poco tiempo encuestas electorales, dada la proximidad de las elecciones generales. Entre otras, recibíamos las del CIS, un organismo público. Esta condición de público sirvió para que, tras cada encuesta, arreciaran los insultos a su director, el señor Tezanos. Básicamente decían que como lo había puesto el Gobierno al frente del CIS, sus encuestas favorecían al Gobierno. Lo que resulta curioso es que nadie hace el mismo razonamiento sobre las encuestas de los medios privados. Como si los medios privados fueran inmaculados y no dependieran de la mano que les da de comer. La sorpresa llegó después, cuando tras centenares de encuestas, tras miles de exabruptos contra el director de CIS (revisen la hemeroteca, se le llegó a acusar de malversación), resulta que la encuesta que más atinó fue la del CIS. A las encuestadoras que fallaron estrepitosamente no se les ha acusado de falta de profesionalidad, ni mucho menos de estar vendidas a los intereses de sus amos. Forma parte del espíritu de nuestro tiempo el pensar que el sector público miente porque tiene intereses espurios, como formaba parte del espíritu medieval la existencia de las brujas. Cuando en realidad es más bien al revés: es lo público lo que no tiene tanto incentivo a mentir porque no tiene que vender. Vayámonos ahora a la economía. Como he escrito otras veces, la economía española va como un tiro. Nunca en la historia de España hubo tantas personas cobrando una renta todos los meses, ya sea salario o pensión. Eso se nota en el consumo o en que en fin de semana es difícil encontrar un sitio para comer sin reservar, por ejemplo. A principios de 2023 se hicieron las previsiones de crecimiento económico para este año y la ministra Calviño presentó las estimaciones del Gobierno que eran del 2,1% del PIB. Le llovieron las críticas. Todo parece indicar que acabaremos el año con un crecimiento del 2,4%. De las 19 entidades que hicieron previsiones de crecimiento (panel Funcas), la que cometió el mayor error resultó ser la CEOE. Esa clase superior de humanos que dirigen empresas heredadas, pronosticó un exiguo crecimiento del 0,8%. ¿Será que el servicio de estudios de la CEOE no es muy competente? ¿O será más bien que los estudios de la CEOE son como esa investigación que hablaba de los deliciosos torreznos calificándolos como muy saludables? Feliz año.