El ‘stage’ en San Pedro del Pinatar arrancó bien para el Zaragoza con esa victoria ante el Elche, que ha sido revitalizadora, ¿no?

Después de un partido ante un equipo de Primera y de ganarlo los estados de ánimo son mejores. Estos ahora los llevamos como preveíamos, pero no como lo hacíamos cuando diseñamos y preparamos esta concentración, porque nos gustaría haber tenido más incorporaciones a estas alturas. Eso sí, estamos dando muchos mecanismos, para que esos jugadores que lleguen sean los alumnos de los que hay, 

¿Espera alguna llegada inminente en este ‘stage’?

No, inminente no. He hablado con Miguel (Torrecilla) y hay gestiones hechas con equipos y jugadores, pero ahora mismo lo ve difícil, porque la pandemia ha hecho que en el mercado haya un déficit salarial en todos los clubs. Estamos buscando atar cabos, cesiones, rescisiones, pero yo le pido paciencia a él y quiero que vengan jugadores que tenemos como primeras opciones y con el convencimiento de que son futbolistas válidos para el Zaragoza.

¿Está teniendo influencia el proceso de venta del club en esa lentitud en la confección del equipo?

No lo veo así. Vamos haciendo ya un poco de marcha, de funcionamiento, si se da ese cambio en el club no podemos estar parados tan cerca de la competición, es un sinsentido, el club ya está frenado en otros aspectos, en la campaña de abonos, en el espónsor... En la confección del equipo no puede, porque dentro de la lentitud de todo el mercado lo que queremos es posicionarnos, que los jugadores sepan que vamos a ir a por ellos, que el Zaragoza está ahí.

"No se me dijo que no vaya a haber más fichajes hasta la venta, cada cosa lleva su proceso. Vamos haciendo cosas porque estar parados tan cerca de la competición es un sinsentido"

¿Se le ha hecho llegar que hasta que no se resuelva la venta no va a haber más fichajes?

No, de verdad que no, todo lo contrario. Una cosa lleva un proceso y otra lleva otro. Igual que ya vino Fran (Gámez) puede llegar cualquier otro, ojalá lo haga esta semana, porque nos vendría muy bien, porque no me gusta que en el transcurso de un amistoso quitar a un jugador y volver a ponerlo, aunque es verdad que no estaban Francés o Carbonell o que fue una pena lo de Clemente.

¿Mantiene la tranquilidad con ese proceso de venta o le genera incertidumbre?

Estoy tranquilo por la marca Zaragoza cuando vas al mercado. El problema es que creíamos cuando salimos de vacaciones que se iba a hacer de forma inminente y han pasado las semanas y no se ha hecho. A mí me gustaría contar ya con más jugadores, pero también creo que las cosas no pasan por casualidad y ese recordatorio de la pretemporada en una franja de competición nos vendrá bien para el ADN que queremos del Zaragoza para este año.

¿Los mensajes que le llegan de la nueva propiedad que puede entrar son de confianza?

Con ellos no he hablado, sinceramente, hablo con Christian, con Sainz de Varanda o con Cuartero. Torrecilla, según me consta, sí ha hablado con la nueva propiedad.

¿Y qué mensaje le han dado?

Al final es un tema de límites salariales. Miguel sabe a qué mercados puede ir, conoce por dónde va a ir todo. Ahí lo domina todo él y lo que me transmite, los números, los jugadores que podemos fichar me permiten hablar con optimismo y con convencimiento. Cuando hablas de Real Zaragoza, a igualdad de condiciones, el jugador quiere venir aquí.

Solo ha llegado Fran Gámez, ¿cuántos y qué fichajes más quieren hacer este mercado?

Esa es parcela de Miguel y quiere hacer un central, un lateral, aunque después en el mercado de invierno yo creo que tanto Vigaray como Lasure ya estarán para incorporarse, el tema del mediocampo, los delanteros, algún jugador de banda... La idea es seis fichajes más, siempre que no haya salidas, claro está.

Un lateral ya ha venido, pero es que con la baja de Vigaray solo está el recién llegado.

Es evidente, tenemos la sorpresa positiva de Ángel, que está teniendo un comportamiento y un rendimiento muy bueno, pero son apuestas que no hay que meterles esa presión, no podemos ponerles pistolas, pero ya nos está diciendo que podemos contar con él, no una temporada entera, pero nos puede ayudar. Tengo mucha ilusión con el resto, con Pablito (Cortés) que es más jovencito, con Puche. Tenemos toda la pretemporada para que ellos den ese salto y estén en disposición de ayudar.

El poso tienen que ser los jugadores del primer equipo.

No podemos mirar para otro lado y hay que ser honestos, cuando quieres formar un equipo competitivo lo primero que tienes que mirar son jugadores con experiencia, de la categoría o de una superior que sabes que te pueden dar un rendimiento, por eso Miguel solo está mirando algo de reojo al extranjero, ya que queremos futbolistas adaptados. Pero también hay una quinta en esa Ciudad Deportiva que ha tenido muchos éxitos y algunos ya han dado el rendimiento, como Francho, Francés o Azón. 

Habla de Francho o Francés. ¿Seguro que no van a salir?

El mensaje que se me ha dado con ellos es que van a seguir con nosotros y al club no ha llegado ninguna oferta. Pero el mercado está lento, igual llega la primera jornada y por las necesidades se acelera en todos los clubs. A nosotros nos pasó el 30 de enero, en ese mercado, que hubo algún equipo que vino a por un futbolista nuestro.

«La diferencia con Narváez es el gol, él quiere jugar en Primera, lo ha dicho y lo entiendo»

¿El caso de Juanjo Narváez es diferente?

La diferencia es el gol, que es lo que más se cotiza, Juanjo está con una implicación tremenda, está con un plus. Ojalá se quede con nosotros. Él ha dicho por activa y por pasiva que su ilusión es jugar en Primera y lo entiendo, viene de chaval desde Colombia, esta temporada pasada ha sido buena y está en el marco. Hasta hoy es jugador del Real Zaragoza y todo el tiempo que pueda serlo vamos a disfrutarlo.

¿Si se va Narváez vendrían tres delanteros?

Para llegar a la parte alta hay que tener una capacidad de estar arriba también en el ranking de goles. Necesitas pegada. El año pasado la diferencia entre el Zaragoza y muchos clubs fue el déficit de gol que tuvimos. Juanjo tiene ese gol y Torrecilla, que está mirando delanteros, si se va pues tendría que reforzar eso también.

¿Vuckic o Larra tienen que salir los dos de manera obligada este verano?

A mí no me gusta hablar de nombres propios, para mí todos son de la plantilla, aunque conforme avance la pretemporada los minutos disminuyen sobre algunos jugadores y aumentan sobre otros, porque quiero potenciar lo que busco para la Liga. Eso no quiere decir que no cuente con algunos jugadores, pero sí que cuento con algunos más que con otros. Eso sí, todos están compitiendo muy bien, a un nivel alto, y eso ayuda mucho al rendimiento colectivo.

¿Se puede dar una salida con James Igbekeme?

De momento, estoy muy contento con él en esta pretemporada y espero que siga en la misma línea de trabajo y de compromiso. 

¿Y cuál es la situación actual de Javi Ros?

Es una persona muy querida en el vestuario, lleva muchos años y es el segundo capitán. Salió de esa lesión, habló con la dirección deportiva y ahí estará la decisión, también con lo que se vea esta pretemporada sobre el césped.

«Algunos fichajes se nos escapan porque no tenemos la billetera de otros y es inevitable»

No habla de nombres concretos en los fichajes, pero sí ha mencionado ya en alguna ocasión el objetivo de Peybernes. ¿Considera vital seguir esperándolo o el club va a mirar a otros objetivos?

En este caso se ha dicho por activa y por pasiva que nos gustaría contar con él, pero también tengo entendido que el Almería lo quiere meter en alguna operación. Imprescindibles no somos nadie, pero es un jugador que ha estado en la casa, que está a gusto y al que conocemos bien. Otra cosa es la postura del Almería y sus relaciones con el jugador, porque ahora él y otros están apartados. El chico ya dijo que volvería encantado al Zaragoza, pero está en medio su contrato con el Almería.

En la medular, ¿cuál es el perfil buscado?

La idea es traer algún jugador diferente a lo que tenemos. Francho, Zapater, Eguaras, Adrián... sabemos lo que nos dan y Torrecilla quiere más un futbolista con despliegue, que tenga también llegada y valora además la posibilidad de un medio más físico. Lo va a dictar el mercado si puede venir algo ahí. Lo que realmente nos preocupa son las posiciones en las que tenemos menos jugadores.

¿El mensaje de un equipo supercompetitivo tan optimista que da es por su carácter, por lo que ve o por qué es?

Por mi dialogo con Torrecilla, sobre todo. Él me habla de una serie de futbolistas al terminar la temporada que me hacen ilusionarme, aunque es cierto que algunos ya se han ido a otros clubs, es inevitable. Se nos escapan porque no tenemos la billetera que tienen otros equipos. Yo soy una persona optimista, pero él, pese a lo lento que va el mercado, me lo da también con los nombres de los futbolistas que pueden venir.

Ese mensaje optimista al menos sí ayuda a una afición desorientada con el proceso que está viviendo la entidad, ¿no?

No quito una coma de lo que digo porque a los primeros que no quiero defraudar es a ellos, ya que entiendo que cuando lleguen a La Romareda, y espero que sea pronto, empiecen a meter esa presión a los rivales y también a nosotros, porque ellos han tocado el cielo con la punta de los dedos a lo largo de la historia y eso es una exigencia. El Zaragoza es uno de los históricos, aquí se ha disfrutado mucho del fútbol y ahora hay una realidad a la que nos tenemos que adaptar con la palabra humildad por delante. Eso es lo que nos va a llevar al éxito, no podemos pensar más allá de cada partido, es un topicazo pero es la realidad. Tenemos que estar convencidos todos, el entrenador lo está, el director deportivo, el staff, los jugadores... Y ahí el optimismo no es gratis, sino porque lo sentimos así.

¿Qué supondría lograr el ascenso para usted?

Ni quiero hablar de esa palabra, porque estamos aún en el mes de julio y esto es la concentración y el trabajo en el Pinatar Arena. Ojalá esta temporada sea recordada por eso, por ser la del ascenso, pero es que no quiero pensar en eso. Si lo hago, me pegaré un bofetón tremendo, pienso en sumar tres puntos ante el Ibiza y después ante el Valladolid y seguir con los sucesivos, pero ese pensamiento seguro que también lo tienen los rivales. El comienzo de Liga es inminente, con un calendario cargado, ojalá no lleguen las lesiones y toquemos madera. Yo no miro más que eso, el corto plazo, la meta en mayo no me puede distraer.

"Lo que no podemos es meternos y añadirnos una presión y una autoexigencia mayor cuando estamos en el mes de julio, aún no tenemos la plantilla cerrada y nos queda mucho camino por recorrer"

Pero el objetivo del Zaragoza solo puede ser ese, subir.

Eso lo dejo para los periodistas y para los aficionados, nuestro objetivo es ganar partidos, estar en la parte alta y no renunciar a nada. Lo que no podemos es meternos y añadirnos una presión y una autoexigencia mayor cuando estamos en el mes de julio, aún no tenemos la plantilla cerrada y nos queda mucho camino por recorrer. Todo eso no tendría sentido.

Cuando vuelve a la Liga en diciembre llevaba muchos años fuera y aquí ha revalorizado su figura. ¿Ha dado más hasta ahora JIM al Zaragoza o viceversa?

Sería una falta de respeto por mi parte decir que yo le he dado mucho al Zaragoza. Tuve oportunidades estando en el extranjero, pero aquí se juntaron dos cosas, la figura de Miguel Torrecilla y la marca que supone el Real Zaragoza. No es que yo le haya dado sino que cumplí con mi obligación de entregarme y darlo todo en una situación muy difícil. Pero siempre lo dije y lo mantengo, el fútbol es de los futbolistas. Los que consiguen las cosas son ellos. Los que estamos alrededor damos pinceladas, nuestro apoyo, la química, las herramientas y la energía. También cuando llego hay un equipo que está luchando por no descender, pero que está confeccionado para miras más altas y se demostró que tenía más potencial. Lo que sí es cierto es que era un momento muy difícil en el que el convencimiento del jugador tenía que ser brutal. Y así fue.

¿Es feliz JIM en el Zaragoza?

Estoy muy contento y me siento muy bien en la ciudad y en el club, se me ha hecho sentir así desde que llegué y me siento muy agradecido. Sé que en la vida todo es cíclico y que van a venir mal dadas, momentos más duros, aunque esperemos que sean los menos y muy transitorios y que el equipo se reponga. La meta es que esté en esa parte alta para acabar logrando lo que ya he dicho, que el Zaragoza esté en el sitio que por historia y afición merece y que todos sabemos cuál es.