Kiosco

El Periódico de Aragón

La caída decisiva del Real Zaragoza

El Zaragoza estaría en descenso en las 8 últimas jornadas, con solo 7 puntos y un apagón que cortó de raíz cualquier sueño. El equipo mantuvo el espíritu hasta Huesca y ahora va de mal en peor

Vada, durante el partido ante el Amorebieta en La Romareda. ANGEL DE CASTRO

Si de algo ha carecido el Real Zaragoza en este curso, al margen de la pólvora arriba, o quizá como consecuencia directa de ese déficit, es de una regularidad que le haya servido para de verdad pensar en la meta de rondar los puestos de promoción de ascenso, más allá de que haya soñado con esa pomada, tan célebre en la afirmación de Miguel Torrecilla. Así, el equipo de JIM ha tenido caídas a lo largo del curso que han limitado su capacidad para mirar hacia arriba, aunque la más decisiva ha sido la última, la que ahora acumula ocho jornadas y solo siete puntos para ser un equipo de descenso en los dos últimos meses.

El Zaragoza logró nueve empates consecutivos en la primera vuelta, a uno del récord del fútbol profesional a nivel mundial firmado por el Racing de Avellaneda argentino, o se hundió tras ganar al Eibar en una victoria de mérito en La Romareda que le dejaba a cuatro puntos de la sexta plaza alcanzando después ocho citas seguidas sin vencer, con cuatro puntos de 24, y con un mes de enero accidentado en medio de una revolución en su plantilla.

Tras ganar al Fuenlabrada y sumar 12 puntos en cuatro victorias seguidas, el Zaragoza estaba a siete de la sexta plaza y el sueño de ‘playoff’ parecía factible con un gran y obligado tramo final

decoration

Fruto de esa revolución y de una mejoría global, el equipo se levantó con cuatro victorias seguidas, algunas afortunadas, ante Las Palmas o Sporting, otra con un perfil más consistente, frente al Almería, y hasta una repleta de convicción frente al Fuenlabrada. El equipo vivía entonces, tras la jornada 31, su mejor momento de la temporada. Acusó la baja de Francho, que ya no jugó ante el cuadro fuenlabreño, y el problema cardiaco de Jaume Grau para desmontar una medular que ya funcionaba, además de volver a las andadas en su falta de gol (en esas cuatro victorias había logrado ocho tantos), salvo en el caso de Iván Azón, que mantuvo el tipo.

El equipo acusó las bajas de Francho y Grau en el medio y volvió a las andadas en una falta de gol que parecía haber solucionado en esa racha de 4 victorias seguidas a falta de 11 citas

decoration

El caso es que llegó entonces, con 42 puntos, undécimo y a siete de la sexta plaza que tenía el Girona, la caída clave, un bajón iniciado con el severo sopapo en Cartagena y continuado con el gris empate ante el Amorebieta. Sin embargo, mejoró con unas tablas en Tenerife que debieron ser una victoria y con el botín frente al Girona, pero fue un espejismo. El empate en el derbi en Huesca fue la última bala y el Zaragoza bajó los brazos después, con malos partidos ante el Burgos, con un empate, la media hora final en Éibar, derrota que pudo ser más clara incluida, y el bochorno contra el colista y desahuciado Alcorcón en La Romareda.

El Oviedo, con solo dos puntos más entonces y próximo rival, ha sumado 20 para alcanzar la sexta plaza y Las Palmas ha firmado la misma cifra para ser ambos los dos mejores equipos en este tramo

decoration

En total, siete puntos de 24 posibles cuando tras ganar al Fuenlabrada y con 11 citas por delante se soñaba con engancharse a esos puestos de arriba. Eso requería un tramo final de 11 citas a un nivel muy alto, pero el Zaragoza se ha quedado lejísimos de eso. De hecho, solo el Fuenlabrada (3 puntos), el Málaga (5) y el Lugo (6) lo han hecho peor en estos dos meses, mientras que el Sporting lo ha hecho igual de mal que los zaragocistas. Esos cinco equipos son los únicos que han logrado una victoria en las últimas ocho citas ligueras, otro demérito para los de JIM.

La otra cara

Y las dos mejores escuadras en este tramo han sido el Oviedo y Las Palmas, con 20 puntos. El próximo enemigo, que espera el lunes en el Carlos Tartiere, tenía, tras la jornada 31, 44 puntos, solo dos más que los de JIM ,y ha hecho el esfuerzo que requería subirse al tren de la promoción, con 6 victorias y dos empates para ser sexto. El cuadro canario, por su parte, llevaba un punto menos que el Zaragoza hace dos meses y ahora vive a tres del billete que tiene atrapado el Oviedo.

Hace dos años, el Zaragoza mandó al limbo la posibilidad de ascender en la 19-20 tras el parón por la pandemia, al que llegó lanzado y del que salió totalmente frenado para sumar en 11 jornadas, desde la 31ª, solo 10 puntos y acabar tercero y eliminado en la promoción. Ahora, el conjunto zaragocista aún puede firmar un tramo peor en esas 11 citas antes del epílogo, ya que solo lleva esos siete puntos y ya no tiene ningún aliciente clasificatorio, con el playoff totalmente enterrado y con la salvación virtual atada, aunque reste aún la matemática. 

Compartir el artículo

stats