Kiosco

El Periódico de Aragón

La 42ª jornada de Segunda

JIM, un adiós entre la historia

Cierra su etapa con una victoria y como el técnico con más partidos de Liga regular en Segunda. Una brillante permanencia y un curso más irregular después son su balance global

JIM saluda al técnico del Sanse, Xabi Alonso, antes de comenzar el encuentro. CARLOS GIL-ROIG

Llegó en diciembre de 2020, cuando otros no quisieron, como apuesta de Torrecilla y con un mensaje optimista en un equipo roto y al que levantó para lograr la permanencia. Este curso, JIM no ha logrado que su Real Zaragoza fuera regular, ni que exhibiera la pólvora de la que en teoría carecía. Y se va sin el ascenso por el que vino, porque el técnico, y no era una pose, siempre decía, en público y en privado, que su llegada tenía esa meta última de devolver al Zaragoza a la élite y el contrato por objetivos que firmó es el refrendo de esa idea que no ha podido culminar. Aun así, el entrenador se marcha con un balance global que merece consideración y reconocimiento, además de un pequeño sitio en la historia.

El técnico alicantino, con el choque en el Reale Arena, es el entrenador que más partidos ha dirigido al Real Zaragoza en Segunda, en choques de Liga regular, sin contar playoffs ni fases de ascenso. Un total de 66, con un balance de 22 victorias, 27 empates y 17 derrotas y uno por encima de Víctor Fernández, que como JIM aterrizó en la jornada 19, en este caso de la 18-19, y culminó esa temporada y la siguiente, donde no se disputó el choque ante el Reus por el descenso administrativo del conjunto catalán, lo que dejó al entrenador zaragozano en 65 encuentros de Segunda, sin contar los de la promoción ante el Elche. Mundo, con 60 partidos entre 1954 y 1956, Popovic (46), Juanito Ruiz (43) y Paco Flores, Marcelino y Natxo González, los tres con 42 encuentros, una Liga regular completa en la historia reciente, le siguen en ese ranking.

Acaba con 66 partidos en Segunda y 71 en total, lo que le sitúa como 14º en la historia zaragocista

decoration

En total, JIM deja su marcador en 71 choques, con los 5 de Copa, lo que le convierte en el decimocuarto entrenador que más partidos ha estado en el banquillo. Por encima de esos números, de una etapa difícil, de problemas económicos, de vacío en las gradas al principio y de un eterno proceso de venta que ha traído demasiadas dudas hasta que se acabó por dar, el alicantino dice adiós con el cariño mayoritario de la afición, que prácticamente nunca le ha discutido, salvo en alguna fase muy aislada de esta temporada, y con la sensación de que este año su Zaragoza pudo hacer mucho más. Así lo dijo el jueves.

Se va sin reproches de la grada, con un reconocimiento mayoritario de la afición, y con un talante y una capacidad muy valorados en el club

decoration

El entrenador, en esta etapa en el Zaragoza, también se ha puesto de nuevo en el escaparate en el fútbol español después de sus etapas en Kuwait y China y ha confirmado en el equipo aragonés que su fuerte está en la capacidad motivadora, en su llegada y peso en el vestuario, que fueron absolutos en su primera temporada de zaragocista y que han tenido más altibajos en este segundo curso.  Con más sombras en el aspecto táctico, con más capacidad para preparar los partidos que para cambiarlos, JIM se va también con el aprecio del club, en su talante y en su trabajo, en su capacidad integradora y en su personalidad. Su Zaragoza no estuvo cerca de la pomada que le pidió Torrecilla por una irregularidad y una falta de gol muy claras. Esos 56 puntos, con la décima posición ahora, han tenido cuatro temporadas peores en la historia reciente en Segunda. Son datos de, en el fondo, un adiós que tiene una señal histórica y mucho agradecimiento. 

Compartir el artículo

stats