Juan Carlos Carcedo recuperó algunos efectivos de su poblada enfermería en la primera sesión semanal del equipo zaragocista, celebrada esta tarde en la Ciudad Deportiva. Y es que Zapater, que llevaba al margen desde la segunda semana de la preparación por unas molestias en la espalda, se ejercitó con el grupo, como también lo hicieron Nieto, que no se entrenó el sábado ni jugó en Lérida por precaución, y Vigaray, que llevaba al margen desde antes del 'stage' en Boltaña con un golpe en la rodilla izquierda, la no operada el año pasado,

Mientras, Larrazabal, que en el Camp d’Sports de la capital ilerdense sufrió una torcedura de tobillo que le hizo pedir el cambio para prevenir una lesión mayor, se entrenó con normalidad con el resto de la plantilla, en una sesión en la que estuvieron al margen Cristian Álvarez y Ratón, que hicieron la primera parte del trabajo con el grupo. Clemente, con dolor en el aductor, Petrovic, con molestias, y Luis Carbonell, con una ligera sobrecarga en el cuádriceps, se entrenaron al margen en la sesión vespertina. En principio, estos dos últimos, sobre todo el centrocampista, se incorporarán en breve al grupo.

Mientras, el Zaragoza regresará este martes a los entrenamientos con otra sesión en la Ciudad Deportiva (9.30 horas) después de trabajar este lunes en un único entrenamiento vespertino. El conjunto zaragocista disputa el miércoles en el campo de Pinilla ante el Teruel su tercer amistoso de esta pretemporada y el viernes se medirá en Tarragona al Nástic.