Kiosco

El Periódico de Aragón

Real Zaragoza

El zaragocismo da su último adiós a José Ángel Zalba

La Romareda ha acogido la capilla ardiente del expresidente del Real Zaragoza en una mañana repleta de emociones. "Debe ser recordado con letras de oro en la historia del club", ha dicho Óscar Fle

Una señora se despide de Zalba ante el féretro del expresidente ANGEL DE CASTRO

Ni el intenso calor ni la fecha veraniega han impedido que José Ángel Zalba, fallecido el miércoles a la edad de 80 años, tuviera la despedida que merecía el que ha sido una de las figuras tan destacadas y reconocidas en la historia del Real Zaragoza. El antepalco de La Romareda ha sido el lugar elegido por el club para que un goteo constante de familiares, amigos, aficionados, exjugadores, exdirectivos…dieran el último adiós al carismático presidente de los aragoneses, en una emotiva capilla ardiente en la que se ha podido sentir el cariño y el afecto que el zaragocismo profesaba por el cincovillés.

La muerte tan repentina e inesperada de Zalba hizo que las emociones estuvieran todavía más a flor de piel. “Todavía no doy crédito. Lo tengo que hacer porque está aquí de cuerpo presente, pero no me lo creo. Hace solo una semana que había estado con él”, ha asegurado un afectado Juan Señor. Lo he querido y lo quiero mucho, teníamos un respeto muy grande entre nosotros. Era un hombre con mucha personalidad y una gran empatía. Aglutinaba una buena parte de los valores que a veces se echan en falta”, añadía el exfutbolista, que aseguró que Zalba ganaba en las distancias cortas. “Mi relación con él ha sido siempre fantástica, se nos va un hombre muy importante, un gran gestor y su labor ni te cuento, habla por sí sola. Me quedo con todo lo que le ha aportado al Zaragoza, que ha sido muchísimo”, analizó Señor.

Ángel Aznar, también expresidente, charla con un aficionado en la capilla ardiente ANGEL DE CASTRO

Una gran foto del exmandatario presidía el antepalco, con el féretro justo debajo cubierto con el manto de la Virgen del Pilar con los colores del Real Zaragoza y a la salida varios libros de firmas aguardaban para que todo aquel que ha querido despedir al de Biota le pudiera dejar un mensaje.  “Debe permanecer y ser recordado con letras de oro  en la historia del Zaragoza, ha sido una parte muy importante”, ha afirmado Óscar Fle, presidente de la Federación Aragonesa de Fútbol. "En un momento en el que el fútbol era mucho más romántico, fue un adelantado a su tiempo e hizo una grandísima labor como presidente, con triunfos distinguidos y equipos muy competitivos”, analizó el dirigente.

Todavía no me lo creo, si nos vimos hace solo una semana. Me quedo con todo lo que ha aportado al Real Zaragoza

decoration

La melancolía de tiempos pasados mejores se apoderó de muchos de los aficionados zaragocistas que vivieron esos años y que sueñan con volver a ver al equipo aragonés en la élite. “Con un presidente como Zalba hubiera sido imposible pensar en estar diez años en Segunda”, afirmaba Sergio, un aficionado. “Para mí ha sido el mejor presidente, además del último que hemos podido elegir”, apostilló. “Era una persona campechana y cercana. No era su amigo pero tuve la suerte de poder tratar con él en varias ocasiones. Eso son cosas que se van perdiendo y al final esto del fútbol cada vez se vuelve más frío”, afirma Santiago, otro seguidor zaragocista.

Los que también se han querido acordar de José Ángel Zalba durante la mañana han sido los futbolistas y el cuerpo técnico del Real Zaragoza, que han guardado un respetuoso minuto de silencio antes del comienzo del entrenamiento. Y a la conclusión del mismo, una nutrida representación del actual equipo aragonés, encabezada por Alberto Zapater como capitán y Juan Carlos Carcedo, pasó por la capilla ardiente para mostrar su respeto, admiración y cariño a la familia del que fuera presidente durante once años en sus dos etapas.

Uno de las personas clave durante el segundo mandato de Zalba en el Zaragoza fue Víctor Fernández, al que le dio la oportunidad de coger las riendas del equipo desde el banquillo con tan solo 30 años y que acabaría haciendo historia con el título de la Recopa de París. «Le debo mucho y siempre estaré agradecido», confesó el técnico. «Fue un referente y un adelantado a su época. Su huella quedará marcada para siempre en la historia del Real Zaragoza». Y como tal, con una despedida a la altura de su figura y acorde a su relevancia, el zaragocismo dio el adiós definitivo a uno de los suyos.

Minuto de silencio por José Ángel Zalba TINO GIL

Compartir el artículo

stats