La actualidad del Real Zaragoza

Con poca cabeza

El Zaragoza es uno de los cinco equipos que han anotado solo una diana con la testa 

En las temporadas anteriores también fue un recurso escaso, con 5 en la 21-22 y en la 22-23

Los goles de cabeza fueron claves en la salvación con JIM en la 20-21, con 10 del total de 24 (41,6%)

Francés felicita a Mollejo tras su gol de cabeza en Andorra.

Francés felicita a Mollejo tras su gol de cabeza en Andorra. / CARLOS GIL-ROIG

El Periódico de Aragón

El Real Zaragoza es uno de los cinco equipos que menos poder aéreo tienen en esta Liga, que menos tantos han anotado de cabeza, solo una diana, que en el caso zaragocista es la que sirvió para sumar su única victoria en dos meses en el perfecto remate de Mollejo a centro de Jaume Grau desde la banda izquierda para plasmar la ventaja en el Estadi Nacional de Andorra. El resto de los 16 tantos del Zaragoza han tenido otra vía para no abandonar lo vivido en las dos temporadas anteriores, en los que el poder aéreo tampoco destacó en demasía, pero sí lo hizo en la 20-21, sobre todo tras la llegada de JIM, donde el Zaragoza se convirtió en el segundo mejor especialista en esos remates en la categoría de plata, solo superado por el Espanyol.

Aquello queda muy lejos, porque ahora el Zaragoza apenas se prodiga en la especialidad. El equipo antes dirigido por Escribá y en la actualidad por Julio Veláquez empata en escasez anotadora con la testa con Tenerife, Racing de Santander, Cartagena y Andorra, todos con una solitaria diana en es modalidad. Mientras, el Espanyol, próximo enemigo fuera de casa de los zaragocistas el viernes 8 de diciembre tras pasar por La Romareda mañana sábado el Leganés, es el líder destacado en esa faceta, con 8 goles, por los 5 que suman el Eibar, Valladolid, Villarreal B y el conjunto , por lo que este sábado el Zaragoza deberá extremar las precauciones por ahí.

En la temporada pasada, el Zaragoza, con cinco goles de cabeza, ocupó la decimoséptima posición en esa faceta, un puesto sin duda muy bajo en una estadística encabezada por el Oviedo, con 11. Jair Amador anotó con esa modalidad ante el Burgos y el Ibiza, en dos jornadas seguidas, Mollejo lo hizo contra el Villarreal B, Lluís López frente al Albacete e Iván Azón con el Racing. Además, aunque no contabilice, un rival, Darío Poveda, se marcó un gol con la testa en el triunfo ante el Cartagena.

Esa misma cifra de cinco tantos de cabeza se dio en la 21-22, la que JIM la dirigió entera antes de la llegada de la nueva propiedad y su apuesta por Juan Carlos Carcedo. Álvaro Giménez (Las Palmas), Puche (Fuenlabrada), Jair y Bermejo (Oviedo) e Iván Azón (Amorebieta) fueron los autores de esas dianas con la testa.

Así, la última temporada verdaderamente brillante en esta especialidad llegó en la 20-21. El Zaragoza anotó un total de 12 goles desde el aire y diez de ellos fueron con la llegada de Juan Ignacio Martínez a partir de la jornada 19. Hasta entonces, Juanjo Narváez había hecho un doblete en el empate en los últimos minutos del duelo ante el Girona en La Romareda, todavía con Rubén Baraja en el banquillo.

Hasta el portero en la 20-21

Después pasó Iván Martínez durante ocho citas y, ya con el entrenador alicantino para sacar al Zaragoza de las plazas de descenso y lograr la permanencia, el fútbol aéreo se convirtió en esa temporada en un recurso de primer orden. De hecho, 10 de los 24 goles del Zaragoza en los 24 partidos de ese curso con JIM llegaron así, el 41,6%. Iván Azón anotó tres, ante Cartagena, Almería y Castellón, James Igbekeme lo hizo en Málaga, lo mismo que Vigaray, mientras que Jair se elevó por encima del resto en Sabadell. El único gol en el Zaragoza de Álex Alegría, ante el Tenerife, fue también de cabeza y Adrián lo firmó ante el Almería, además de Sanabria en la visita al estadio de Gran Canaria frente a Las Palmas. En esa temporada hasta marcó de cabeza el portero, ya que Cristian lo hizo en el gol en el descuento y para la leyenda en el Anxo Carro de Lugo para salvar el empate ese día.