La 19ª jornada de Segunda

Ramis, lo que pudo ser y no fue en el Real Zaragoza

El entrenador tarraconense era el gran candidato de Cordero para sustituir a Escribá, pero el Espanyol se cruzó antes de ese cese

 La simbiosis de ambos en el Tenerife fue perfecta. "Cordero es el mejor director deportivo que he tenido", dijo el ahora entrenador del conjunto catalán

Ramis y Cordero, en la etapa de ambos en el Tenerife.

Ramis y Cordero, en la etapa de ambos en el Tenerife. / EL DÍA DE TENERIFE

El Periódico de Aragón

El 6 de noviembre pasado anunció el Espanyol la llegada de Luis Miguel Ramis tras la salida de Luis García solo unos días antes. El entrenador tarraconense dio el sí al conjunto catalán siendo consciente de que era el candidato número uno para Juan Carlos Cordero en el caso de la salida de Fran Escribá, por mucho que todas las partes, club y míster, se esfuercen en asegurar que no hubo un contacto en ningún momento para su llegada a La Romareda. «No estuve hablando con el Real Zaragoza para firmar», aseguró el propio Ramis solo unos días después de su fichaje por el Espanyol, pero lo cierto es que era el elegido y no se dio por una cuestión solo de tiempos.

A principios de noviembre la crisis zaragocista no alcanzaba el nivel al que llegó después y el equipo venía de un gran inicio y de victorias que se habían escapado por detalles, ante Sporting, Burgos o Eibar, o mala puntería, con el Oviedo. Ramis, que no fue la primera opción de Fran Garagarza para el conjunto periquito, ya que Gaizka Garitano era el elegido y tuvo antes una propuesta del Almería, que aceptó, estaba en la agenda de muchos clubs tras su buena etapa tanto en el Tenerife, a donde lo llevó Cordero, como en el Albacete, ya que con ambos pudo subir. El Valladolid, si echaba a Pezzolano, o el Granada, para Primera, lo tenían señalado, pero la propuesta del Espanyol, la plantilla más potente de Segunda, decantó su balanza en cuanto le llamó Garagarza para firmar hasta junio con un año opcional en caso de ascenso.

"No tuve un partido con el Real Zaragoza tranquilo"

Para Ramis, el duelo ante el Zaragoza será un «encuentro complicadísimo, porque ese club tiene una gran afición, persiguen año a año volver a donde deben estar, igual que nosotros, y yo no he tenido ningún partido con el Real Zaragoza tranquilo. Hemos de realizar un choque muy completo y si cabe tener aún más esos minutos en casa de ser fiables, resolutivos y contundentes», aseguró el entrenador del conjunto blanquiazul en la previa del duelo y habló del nuevo Zaragoza de Velázquez, en el que tiene «menos referencias, menos partidos a analizar. Para acercarte a la propuesta del rival no afinas tanto. Solo lleva 2 encuentros allí, en uno no estuvieron bien y en otro sí, e imagino que intentarán acercarse a la versión buena».

La simbiosis en Tenerife entre Cordero y Ramis fue perfecta. El ahora director deportivo del Zaragoza apostó por ese entrenador tras solo 13 jornadas en la 20-21 con Fran Fernández, el técnico que firmó después de serle rechazado por el club chicharrero Julio Velázquez antes de la pretemporada. Ramis logró la permanencia holgada en un equipo que coqueteaba con el descenso y renovó por dos años. «Ha sido la renovación más importante de todas. Gran parte de culpa del rendimiento y del crecimiento de la plantilla es suya. Yo soy de Ramis», dijo Cordero unos meses después, en un curso en el que el Tenerife rozó el ascenso, quedándose en la final de la promoción ante el Girona. 

La pasada temporada comenzó torcida, con Cordero buscando una salida y su llegada al Zaragoza, que se produjo en enero, lo que puso difícil una renovación de Ramis que este rechazó por el poca conexión que había con la nueva propiedad del club. «Cordero es el mejor director deportivo con el que he trabajado», señaló el entrenador hace unos meses.

El nuevo Espanyol de Ramis

En el Espanyol, Ramis ha cambiado el ideario de Luis García, que no tenía demasiada sintonía con Garagarza, director deportivo desde junio pasado. De la posesión y la salida desde atrás a simplificar todo y asumir menos riesgos con el nuevo entrenador, en un 4-4-2 en el que lo importante es el bloque, compacto y competitivo, con más sacrificio y más intensidad que antes, con los futbolistas mucho más metidos, y con mejor imagen en Cornellá-El Prat que cuando sale a domicilio, el hándicap ahora a mejorar. Una filosofía, la de Ramis, que es la que cuadra a la perfección con la idea de Cordero, que no pudo llevar a cabo su nueva etapa con el tarraconense tras la reacción con Escribá el curso pasado, y teniendo este un año más, ni ahora tras destituirlo con su preferencia ocupada. Ese tren tendrá que esperar.