Kiosco

El Periódico de Aragón

CONTRACORRIENTE
ENTREVISTA

Noelia Orga, barbera: "Las facciones de la cara hacen de cada barba una aventura"

Noelia Orga Andreea Vornicu

¿Cómo prefiere que le llame, barbera o peluquera ?

Barbera mejor. Es más de chico. Peluquera es más general.

¿Cómo llegó a dedicarse y especializarse en el cuidado de la estética masculina y sobre todo, a la barbería en sí?

Comencé formándome en la peluquería de mujer, pero después hice un curso de caballero para ampliar mi campo. Un día, me ofrecí a los anteriores regentes de La Barbería y me cogieron. Empecé como todos, lavando cabezas, barriendo... Aquí empezaron a enseñarme de verdad y vi que la peluquería masculina era lo mío, y trabajar las barbas fue un descubrimiento que me atrapó. Luego yo me quedé el negocio.

¿Qué le hizo ver que el campo masculino era lo suyo, qué le llamó la atención?

Bueno, por un lado, creo que los hombres no son tan mirados con la peluquería como las mujeres y ahí hay un campo más amplio de lo que parece. Por otro lado, veo más complicado cortar el pelo a un hombre que a una mujer, pues al ser más corto hay que tener más delicadeza, más precisión, pues un trasquilón se ve mucho más y no te lo puedes permitir. Eso me gusta.

El concepto de la estética masculina ha cambiado, los hombres son cada vez más presumidos

decoration

Antes, las barbas parecían exclusivas de gente mayor y además, muy seria. Hoy son muchísimos los jóvenes que la llevan ¿los hípster tuvieron la culpa?

Sí, los hípster las pusieron de moda, aunque a partir de ellos se extendió a los jóvenes en general. Es verdad que muchos me confiesan que se la dejan por pereza, por no afeitarse, pero una vez decididos les gusta y quieren llevarla cuidada. De alguna forma también hay que reconocer que el concepto de la estética masculina ha cambiado y que los hombres son cada vez más presumidos y les gusta cuidarse con hidrataciones en la cara, el pelo, las cejas...

¿Qué aporta una barba? Además, las hay muy largas, rasuraditas, en fin, de muchos tipos. ¿Usted cuál prefiere para trabajar?

Las barbas en general aportan personalidad, seriedad, madurez. Quizá por eso las llevan tantos jóvenes, pues les da un aire más maduro. En cuanto a qué barbas me gustan para trabajar, reconozco que en general me gustan las barbas largas, que no son tan comunes y requieren mucho cuidado con champús específicos, aceites, bálsamos. La verdad es que cada barba es distinta, no como los cortes de pelo que pueden ser de un tipo y lo pueden llevar muchas personas. Con la barba, según las facciones del rostro de cada personas, tienes que hacer un análisis para que le quede bien. Es un mundo muy amplio y además no te puedes quedar en el corte del momento si no mirar al futuro, plantear cómo va a crecer en los siguientes días. Cada barba es una aventura. Tu le das la forma y también a ellos pautas para que se la traten en casa. La gente suele venir cada 15 días y mientras siguen los cuidados personales que les recomiendas.

Acaba de ganar dos concursos, uno en Valencia, en el que obtuvo el premio a la mejor barba a nivel nacional, y otro, en Zaragoza. ¿Qué se valora en esos concursos?

El jurado valora la limpieza de los materiales, la limpieza del corte, la técnica empleada y el resultado final. Más que por ganar o no, voy a seguir presentándome a estas batallas de barbería porque otorgan experiencia, hay gente de la que puedes aprender mucho y yo lo que quiero es eso, seguir formándome.

Compartir el artículo

stats