Entrevista | FOTÓGRAFO

Jaime Oriz: «La arquitectura de una ciudad puede moldear a sus habitantes»

El fotógrafo y periodista es artífice junto a Jorge Omeñaca de la exposición 'Gamopolis', que puede verse en el colegio de Arquitectos de Zaragoza

Jaime Oriz, en la plaza Santa Cruz.

Jaime Oriz, en la plaza Santa Cruz. / Andreea Vornicu

Junto a Jorge Omeñaca, el fotógrafo y periodista Jaime Oriz ha ideado la exposición 'Gamopolis', que puede verse en el colegio de Arquitectos de Zaragoza. A través de sus fotografías, los autores plantean una reflexión sobre los modos de vida actuales a través de la arquitectura.

¿A qué llaman ustedes arquitectura gamificada y por qué han recurrido a ese término?

Comenzamos a ver fotos nuestras de ciudades y vimos que había un discurso común en sus edificios, con figuras geométricas y cromáticas que establecían un paralelismo con las ciudades de los videojuegos. Así que inventamos la palabra gametectura, que venía a unir la arquitectura con el código de los juegos como el Tetris, las damas, Super Mario, y que eso definía los patrones de las nuevas forma de construir, en las que los edificios buscan un juego con el espectador ofreciendo esas formas agradables, de ciudad placentera, cuando en el fondo, vivimos en colmenas.

¿Y qué es ‘Gamopolis’, que es como le llaman a su exposición?

Gamopolis es una ciudad inventada a través de nuestras fotografías, formada por retazos de varias ciudades. Al repasar las fotos vimos que los nuevos barrios son todos iguales, no solo en Zaragoza, sino en todas las ciudades y así construimos en Gamopolis una ciudad tipo, inventada, pues todas las ciudades son la misma.

¿Han perdido su identidad propia? ¿Las ha empobrecido?

Que cada uno saque sus conclusiones. Algunas de estas ciudades mantienen su encanto precisamente por esos edificios bonitos y agradables, pero es verdad que hay elementos que se repiten, aunque cada una sigue teniendo su corazón. Está claro que estos nuevos espacios se replican en todos los ambientes urbanos, desde las zonas residenciales a la vivienda social, desde centros comerciales a los starbucks, colegios e incluso los parques infantiles que son iguales en todas las ciudades. En nuestra Gamopolis ponemos la imagen más bonita posible con retazos de otras ciudades, con todos sus tópicos y que cada uno saque sus conclusiones. No es una crítica a este tipo de ciudades, sino una llamada a la reflexión. No decimos que esté mal, sino que simplemente lo reflejamos.

¿Define la tipología de la vivienda a las personas que la habitan? ¿Hasta que punto una ciudad configura la forma de vida de sus ciudadanos?

Hombre, claro que las distintas zonas marcan las diferencias socio-económicas de las gentes que allí viven, y es verdad que una ciudad puede moldear a sus habitantes, pero ver cómo afecta a la hora de comportarse a una población global es algo muy interesante y queda para una segunda parte de nuestra investigación, pues en esta exposición hablamos de la estructura de la ciudad y queda por ver lo que hay dentro de ella, que es una de las preguntas a las que las reflexiones del público más están llevado.

Pero usted mismo habla de que esa ‘gamificación’ ofrece lugares bonitos pero que enmascara la vida en colmenas, y eso tiene que tener un reflejo.

Aunque todos nos creemos protagonistas, en esta ciudad de videojuego todos seríamos NPC, es decir, personajes secundarios dentro de nuestra propia ciudad, en la que nos limitamos a ir al trabajo, comprar en las mismas zonas comerciales, cuidar a los niños, y al día siguiente, lo mismo. Nuestra vida es una rutina, somos meras fichas. Nuestra Gamopolis es una ciudad abierta, que replica las de los videojuegos y que te permite recorrerla y descubrir detalles que pueden pasar desapercibidos al paseante común.