Colocar a tu hijo en esta posición podría salvarle la vida en caso de accidente

Las sillas para niños son el sistema de seguridad utilizado por norma por todos los conductores con sus hijos, aunque su posicionamiento es clave

Un bebé colocado en su silla homologada en contra de la marcha

Un bebé colocado en su silla homologada en contra de la marcha / FREEPICK

Muchos son los conductores que advierten a través de carteles en los vidrios de la presencia de un niño pequeño en el interior de un vehículo. La carretera es un riesgo para todo el mundo, pero lo es más para los indefensos bebés, que todavía están en proceso de crecimiento por lo que sus huesos y músculos son mucho más endebles en caso de impacto en un accidente de tráfico.

Las sillas para niños son el sistema de seguridad utilizado por norma por todos los conductores con sus hijos. Sin embargo, la decisión de colocar la silla en una dirección u otra puede ser clave a la hora de que tu bebé sobreviva a un accidente. La Asociación AContraMarcha Salva vidas ha propuesto una campaña de seguridad para concienciar a la gente de la necesidad de colocar las sillas de coche a contramarcha hasta al menos los 4 años.

"La contramarcha es el modo más seguro de viajar, tanto si eres un niño como si eres un adulto", advierten desde la asociación. Cabe recordar que muchas personas se marean cuando están de espaldas al sentido de la circulación, algo que se ve habitualmente en autobuses y trenes.

Una mujer con su bebé en el coche

Una mujer con su bebé en el coche / FREEPICK

Desde la organización recuerdan que poca gente sabe que este simple gesto puede salvar vidas. La morfología humana provoca que el peso de la cabeza de los bebés sea mucho mayor que el cuerpo en comparación a un adulto. Además, los niños no tienen desarrollada la musculatura del cuello por lo que no son capaces de soportar un brusco movimiento de adelante atrás en caso de colisión.

"En un impacto de 50 kilómetros por hora con freno brusco, el peso de un objeto se llega a multiplicar por 32. Esta velocidad se puede alcanzar muy fácilmente en cualquier ciudad lo que podría ser mortal para un bebé en caso de chocar con otro vehículo. Las consecuencias todavía serían más fatales en el caso de las autopistas donde el límite de velocidad es de 120 kilómetros por hora", describen desde A contramarcha.

Recomendación de la DGT

Cabe recordar que las lesiones más graves a contramarcha en el caso de impacto son las frontales y frontolaterales. Se calcula que el riesgo para los bebés es cinco veces menor si están colocados así.

La DGT también recomienda este posicionamiento de las sillas de los bebés. "Las sillas deben colocarse preferentemente en sentido inverso a la marcha, ya que de esta forma la fuerza del impacto queda repartida de manera más uniforme por todo el cuerpo del bebé y en el caso del impacto frontal (el más común y más grave) el cuello del niño, que es más débil, estará más protegido. La mayoría de expertos aconsejan esta posición invertida hasta que el niño cumpla dos años. Otros la recomiendan hasta incluso los cuatro años de edad", explican.