La tragedia del puerto de Castellón se ha confirmado este sábado por la tarde al aparecer el cuerpo sin vida del tripulante de nacionalidad india y 22 años del barco mercante Nazmuye Ana, que volcó este viernes en el Muelle del Centenario. Según ha podido saber Mediterráneo de fuentes fidedignas, el marinero asiático se encontraba enganchado en una escalera. El amplio dispositivo continúa buscando, sin descanso, al estibador de Castellón, de 36 años, que desapareció tras el accidente marítimo.

Este sábado se han sumado al operativo dos robots submarinos, uno perteneciente a la Universitat Jaume I y otro, procedente de A Coruña. También se han incorporado a las labores de rescate buzos de Cartagena y Barcelona.

Otro trabajador de la estiba que también resultó herido el viernes por la tarde en el vuelco del mercante se mantiene ingresado en la UCI del Hospital General de Castellón, con pronóstico reservado, pero estable. Asimismo, otro estibador se recupera ya en su casa tras recibir el alta hospitalaria en Urgencias.

Comparece el presidente del puerto

El presidente de PortCastelló, Rafa Simó, ha atendido este sábado a mediodía a los medios ante la gravedad de lo ocurrido. “El puerto cerrado y la única prioridad es la búsqueda de las dos personas desaparecidas. Estamos gastando todos los esfuerzos y recursos para ello”, decía Simó hace escasas horas, reconociendo que estaban siendo momentos "muy complicados".

“Cuando se pueda se determinará la causa. Se están haciendo investigaciones y no me voy a manifestar con hipótesis, pero sí puedo decir que es un accidente inusual por lo que dicen los expertos”, ha incidido el presidente del puerto, preguntado por las posibles causas de lo ocurrido.

Ha agradecido también Simó el respaldo de todas las autoridades competentes, así como el despliegue de efectivos desde primera hora tras activarse el pertinente protocolo para hechos como este: “Hemos demostrado que estamos preparados para hechos como este en un operativo que es complicado, pues los buzos tienen que trabajar con ciertos tiempos de espera, y hay carga enganchada, otra en bodega y otra desperdigada ya por el lecho marino”.

Las causas que provocaron el accidente están todavía por esclarecer. Algunos testigos del percance aseguran que todo fue muy rápido y que el vuelco de la embarcación se produjo en el momento de cargar el último contenedor. 

La Autoridad Portuaria de Castellón activó la fase azul de su plan interior marítimo, desplegando barreras anticontaminación, en previsión de que haya un vertido de combustible al mar, aunque Simó ha confirmado este sábado que no existe peligro al respecto.