Kiosco

Caso Abierto - El Periódico de Aragón

TRIBUNALES

Confirmada la condena a la ‘reina del speed’ de Zaragoza y a la banda que lo cocinaba

La Policía intervino 98 kilos de esta droga, uno de los mayores alijos en Zaragoza. El Supremo solo absuelve a una acusada tras revisar los ‘pinchazos’ telefónicos

La reina del speed, en primera fila, con el resto de acusados el día del juicio en la Audiencia de Zaragoza. | EP

Uno de los decomisos de droga más importantes en Aragón llevó a cabo la Policía Nacional en 2016 cuando detuvo a una banda que cocinaba speed en Zaragoza. Su laboratorio estaba en la céntrica calle Madre Vedruna, donde intervinieron 98 kilos de esta sustancia. Nueve personas se sentaron en el banquillo y fueron condenada a 51 años de cárcel y al pago de multas por un importe de 12,4 millones de euros, si bien recurrieron al Tribunal Supremo que solo ha sido indulgente con una de las encausadas a la que ha absuelto. Del resto han visto ratificadas sus condenas, entre ellas a la conocida policialmente como la reina del speed en la capital aragonesa.

La organización criminal estaba liderada por Alberto Martínez, condenado a 11 años de prisión y a una multa de 6 millones, y que se dedicaba a distribuir grandes cantidades de drogas de síntesis que traía desde Holanda y la distribuía con la colaboración habitual del resto de los acusados. Para adulterar la droga y prepararla para su venta, la banda contaba con un laboratorio clandestino en un piso de Zaragoza y con un taller en Cuarte de Huerva en el que preparan los coches con los que traían oculta la anfetamina.

A otro de los responsables de la banda, Gorka Apalanza, fue castigado con 8 años y 6 meses de cárcel y multa de 6 millones de euros, y Fernando Peiré, persona de confianza de Martínez y su conductor habitual, fue condenado a 6 años y 6 meses de prisión.

Al resto de los miembros de la banda, el tribunal les impuso condenas desde los 2 años y 6 meses hasta los 5 años y 3 meses de cárcel. Además del speed, la Policía encontró en los registros domiciliarios un total de cinco kilos de hachís y cocaína.

Una 'hamburguesa completa'

En este grupo estaba Francisca G. J., quien ha visto seis años después de su detención que es inocente. Su abogado defensor, José Luis Melguizo, recurrió su caso, afirmando que se había producido un quebrantamiento del principio constitucional de presunción de inocencia con respecto a esta mujer, a partir del estudio de los pinchazos telefónicos. El letrado cuestionó que el contenido de las conversaciones interceptadas mantenidas «sean suficientes para acreditar su dedicación al tráfico de drogas y más concretamente de la sustancia que a éste le fue intervenida».

Una afirmación que ha sido analizada por el Alto Tribunal que le ha dado la razón y de ahí que le hayan absuelto. «La Audiencia argumenta por su parte que es obvio que el contenido de las conversaciones, aunque encriptado, era indicativo de que Braulio pretendía adquirir una partida de hachís, una hamburguesa completa; lo cual, resulta difícilmente cuestionable; pero lo que no evidencia es que Francisca se estuviera enterando de lo que Braulio pedía, como resulta de las sucesivas interrogaciones con que respondía a las proposiciones de Braulio, al que efectivamente como indica la Audiencia Provincial media un trato propio de gente conocida», señalan.

A quien tampoco le han rebajado la pena es a Margarita Royo, bautizada por la Policía como la reina del speed de Zaragoza, que hace un año aceptó una condena de 6 años y medio por la conocida operación Tatche en la que se intervinieron 28.000 dosis de esta sustancia estupefaciente.

Compartir el artículo

stats