Se terminaron las vacaciones de Navidad y con el año nuevo llegan los famosos propósitos. Uno que suele salir en las listas de la gente suele ser perder peso, aunque sean los que se han ganado durante las fiestas. Apuntarse al gimnasio o hacer más deporte, cuidar más a la familia o disfrutar más con los amigos también suelen estar entre los deseos para el nuevo año.

En el mundo de las dietas poco secreto realmente hay en lo sustancial. Al final del día tienes que haber consumido más calorías de las que has ingerido para que el cuerpo eche mano de las grasas como fuente de energía, lo que se conoce como déficit calórico. Aunque para conseguirlo sí que hay muchos trucos, consejos, métodos y formas de lograrlo.

Lo mejor es buscar asesoramiento profesional de un nutricionista y no dejarse guiar por las dietas milagro, porque aparte de no ser beneficiosas pueden generar un gran efecto rebote.

Ahora bien, hay una dieta que promete perder barriga en tan solo dos semanas, aunque por supuesto hay que tener en cuenta las circunstancias de cada persona, que es un mundo. Se llama "The Zero Belly Diet" (la dieta cero tripa) y es el título de un libro del periodista de fitness David Zinczenko.

En qué se basa

En resumen, la dieta habla de que hay que evitar los procesados, los alimentos con mucha sal, con grasas trans y los azúcares. Y para ello promueve el consumo de 9 alimentos (y derivados). El caso es que, según el escritor, es posible activar o desactivar ciertos genes de la grasa a través de alimentos ricos en nutrientes específicos como por ejemplo betaína, colina, ácido fólico y metionina.

Promete perder hasta siete kilos en dos semanas y se centra sobre todo en la grasa abdominal, que es muy perjudicial para la salud. Esta dieta se basa en la realización de tres comidas y uno o dos aperitivos. Se suprimen los procesados, las carnes grasas, cereales que contengan gluten, azúcares refinados y productos lácteos también. En cuanto a los ejercicios, pese a que pueda parecer extraño, no habla de hacer abdominales, sino más bien mancuernas.

¿Cuáles se pueden comer?

  • Grasas saludables. Es decir, las naturales. Se trata del aceite de oliva principalmente, pero también aguacate y salmón, por ejemplo.
  • Frutas rojas. Aquí entran en juego todas, desde las que son rojas en su exterior, como cerezas, fresas, frutos del bosque o pomelos, hasta las sandías o las ciruelas.
  • Verduras de hoja verde. Todas ellas son muy sanas y aptas.
  • Huevos.
  • Proteínas magras. Conejo, pollo y pavo principalmente como carnes y el pescado en general.
  • Proteínas vegetales en polvo.
  • Chocolate negro y puro.
  • Especias.
  • Arroz integral, legumbres, quinoa y avena como fuente de hidratos.

Además, la dieta establece que al día hay que tomar un batido formado por estos alimentos, pero sin leche, hay que usar proteínas vegetales en polvo junto a fruta.