El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha pedido este viernes "máxima prudencia" a la ciudadanía en las celebraciones de Navidad ante unos índices de contagios por covid-19 que están "disparados".

Así lo ha indicado, en declaraciones a los medios, en el parque de bomberos número 1 de la ciudad en su visita este viernes a servicios esenciales que seguirán funcionando los días festivos para desearles feliz Navidad, como la Policía Local, la planta potabilizadora o el albergue municipal.

El alcalde ha deseado a todos zaragozanos que sean esta noche "especialmente felices", pero también ha pedido ser "prudentes", porque aunque la Navidad es época de "emoción", hay que ser "conscientes de que el virus no ha desaparecido y que hay más contagios que nunca en este momento".

El Gobierno de Aragón prevé aprobar una orden la semana que viene para cerrar las barras en la hostelería y limitaciones horarias con el fin de frenar los contagios de covid-19 y el ayuntamiento, ha recordado el alcalde, siempre ha abogado por seguir las recomendaciones sanitarias del Gobierno de Aragón. "Lo que tenemos que hacer es cumplirlas, y más los concejales y las administraciones, dando ejemplo", ha dicho Azcón.

En todo caso, ha incidido en que sería mejor que hubiera menos incertidumbre y debates sobre lo que ocurre en cada comunidad, que hubiera un criterio mucho más homogéneo y que las medidas estuvieran guiadas por la opinión de los expertos, ya que uno de los grandes problemas, a su juicio, es que no hubiera un comité de expertos desde el principio.

No obstante, ha insistido en que lo que hay que hacer es cumplir las medidas sanitarias que en cada momento marca la Comunidad y ha apuntado que se suspenderán actos navideños en función de esas recomendaciones, como ya se ha hecho con los cotillones que dependen del Ayuntamiento.