Kiosco

El Periódico de Aragón

BARRIOS

Quejas en la calle Félix Latassa de Zaragoza por la acumulación de basura y el ruido

Los vasos y los restos de botellón no se retiran porque la vía está en obras

Basura entre los materiales de obra y pintadas en las paredes de Félix Latassa. EL PERIÓDICO

Los vecinos de la calle Félix Latassa, en Zaragoza, llevan ya seis meses conviviendo con las obras de reforma de esta vía, con las molestias que eso supone. Saben que es el precio a pagar para tener después aceras más anchas y más espacio para el peatón, pero a los inconvenientes habituales que provocan los trabajos de reforma se suma uno extra: la suciedad. Según denuncian los que trabajan y viven en esta zona de la ciudad, cada vez se acumulan más residuos en el suelo sin que nadie los retire.

Lo explica Germán Gracia, que es propietario de la pastelería Edelweiss, situada en la misma calle Félix Latassa, en el tramo que va desde la avenida Goya hasta Mariano Barbasán. «La calle está ya casi totalmente terminada, pero no la rematan. Las aceras están abiertas ya pero la calzada no, y ahí se va acumulando basura que nadie retira. El otro día vimos hasta una rata», comenta.

Mucha de esa basura, que son vasos de plástico, botellas y restos de envoltorios de comida, provienen de los clientes de la Sala Zeta, una discoteca que está justo al lado de la pastelería de Gracia. «Cuando salen a las 6 o las 7 de la mañana se quedan por aquí pululando, hacen botellón y se quedan a gritar. Y toda la basura la echan al centro y claro, como hay obras no la quita nadie», lamenta.

Muchas pintadas

En este tramo de Félix Latassa, además, «hay muchas pintadas». «Yo tengo que limpiar la puerta de mi negocio cada fin de semana porque la gente se mea y tira de todo. A veces, cuando llego a las 6.30 de la mañana, tengo que pedir a la gente que se aparte porque están haciendo botellón en mi puerta. Y como hay vallas hay muy poco espacio y casi no se puede pasar. Un día me tiraron una cerveza por encima, pero claro encima no dices nada, no vaya a ser...», explica.

Asimismo, Gracia pide que se rematen cuanto antes las obras para minimizar las afecciones. «Está terminada ya, faltan los detalles, pero ahora están trabajando en otro tramo y esto no lo acaban, con los problemas que eso supone para los vecinos y los que trabajamos aquí», lamenta.

La reforma de la calle Félix Latassa es una de las incluidas en la denominada Operación Calles. Las obras, que comenzaron en marzo, van a suponer una inversión de casi un millón de euros. El plazo de ejecución previsto es de once meses y cuando acaben los trabajos el trazado de la calzada será sinuoso para obligar a los coches a circular más despacio.

Compartir el artículo

stats