Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

LOS RETOS PARA EL COMERCIO ZARAGOZANO

¿Dónde queda Zaragoza Zentro?

El ministerio prepara una ley de promoción a las áreas abiertas que Aragón tenía a punto

La calzada está al mismo nivel que la acera. JONATAN BERNAD

Suena a extravagancia, pero no es una locura para los comerciantes zaragozanos. Quieren convertir el centro histórico de la capital aragonesa en un semejante al Temple Bar de Dublín, el Old Town en Edimburgo o la neoyorquina Times Square. Un centro comercial abierto, a pie de calle, vaya, donde se aúne el comercio con el turismo y la hostelería.

Lo defienden así desde el movimiento Zaragoza Esencial, que pusieron la mira en el mundo anglosajón para concebir su idea de una Zaragoza que uniera lo tradicional y lo contemporáneamente urbano.

Pero el fondo del asunto radica en una cuestión legislativa. Este modelo de negocio se agrupa bajo el paraguas de los Distritos de Mejora de Negocio (BID por sus siglas en inglés), que recogen los principios para una colaboración público privada por la que la Administración ejecuta labores de embellecimiento y mejora de las zonas afectadas y los comercios aceptan pagar una fianza o una subida de los impuestos para llevar a cabo las mejoras pactadas.

Aragón, con la Dirección General de Comercio del Gobierno autonómico a la cabeza, lideraba en el país esta iniciativa junto a Cataluña. El Ejecutivo catalán se adelantó y presentó su anteproyecto de ley, que está en vigor desde hace unos meses. Sin embargo, el ministerio llamó a las autonomías a una mesa de negociación para establecer unos principios básicos y Aragón decidió esperar para que la ley fuera de carácter estatal. Desde la consejería de Industria no desglosan qué propuestas están sobre la mesa, al menos de momento. Lo único que deslizan los comerciantes es que apostará por la transversalidad y la integración de todos los sectores implicados y que operen en la zona.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Zaragoza también quiere impulsar las galerías abiertas a través de su Plan de Comercio Local. Las prioridades a corto plazo son revitalizar la calle Delicias –con sus polémicos toldos como primera medida– y el Casco Histórico, que coincide con los planes de Zaragoza Esencial de impulsar ese cogollito comercial que se extiende por Don Jaime I, San Vicente de Paúl, el Coso, César Augusto y el Mercado Central. El plan contempla también la creación de galerías comerciales a pies de calle en los entornos de varios barrios, como la ciudad universitaria, San José, Arrabal, Las Fuentes, Torrero, Actur, Casablanca y la zona centro.

La calle Don Jaime I sirve de ejemplo de esta revitalización. Los comerciantes reclamaban poner al mismo nivel la calzada y la acera para favorecer los paseos y el acercarse a los escaparates. Lo reivindicaban desde que surgiera la idea allá por los tiempos de la Expo 2008, pero no fue hasta una década más tarde cuando se convirtió en una realidad. A falta de conocer cómo se impulsarán los BID en España, la arteria zaragozana cuenta con 189 comercios adscritos al movimiento Zaragoza Esencial.

Compartir el artículo

stats