El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Medio Ambiente

Los vertederos ilegales rodean Zaragoza

La Unidad Verde municipal tiene localizados hasta 119 basureros improvisados. El ayuntamiento tiene un servicio gratuito de recogida de residuos y puntos limpios

Los agentes de la Unidad Verde de Zaragoza buscan pistas para encontrar al infractor que ha abandonado los restos. ANGEL DE CASTRO

La escena es la siguiente: sofás viejos resquebrajados y tirados de cualquier manera en el suelo, neveras rotas mezcladas entre tambores de lavadora, zapatillas viejas sin su pareja, cristales rotos y baldosas hechas añicos, cajas vacías, neumáticos desgastados o sacos de escombros con restos de ladrillos. Con esta descripción uno puede pensar que se trata de un punto limpio, pero no lo es, es una parcela al aire libre, abandonada, junto al barrio de Miralbueno. 

La ciudad de Zaragoza está rodeada de vertederos ilegales e improvisados que acumulan restos ingentes de basura. Durante el año pasado, la Unidad Verde del ayuntamiento contabilizó hasta 204 puntos negros, de los que alrededor de un centenar llevaban más de un año sin limpiarse. Solo en enero han aparecido 12 nuevos.

«Esta situación es muy problemática porque cuando emerge uno foco de suciedad y el propietario no actúa de inmediato, suele hacerse más y más grande», explican los agentes de Medio Ambiente, que hacen una laboriosa tarea de investigación cada vez que detectan un foco para encontrar al infractor. 

Los puntos limpios: el lugar correcto

Se de la peculiaridad de que, cuando se localiza un punto negro, el propietario de ese suelo acaba siendo el responsable de retirar los residuos, no la persona que ha cometido este delito. Porque es un delito y el delincuente puede ser sancionado con multas que oscilan entre 900 y los 3.000 euros. Ahí es nada, más si se tiene en cuenta que el ayuntamiento tiene cuatro puntos limpios fijos y otros tantos móviles, además de un servicio de recogida a domicilio gratuito para los elementos más voluminosos y difíciles de transportar. El proceso es sencillo, se llama al 010 y se elige un día para que pasen a recoger los enseres. 

Un punto negro de residuos, en Zaragoza. ANGEL DE CASTRO

La Unidad Verde, formada por un equipo de 13 personas, tiene geolocalizados en Google Maps 119 focos de residuos en los alrededores de la ciudad, 10 de ellos con restos vegetales y 12 con más de 500 neumáticos. El resto son un popurrí de escombros, electrodomésticos y cualquier cosa que uno pueda imaginarse vieja e inservible. 

Prioridad para el ayuntamiento

«La limpieza de la ciudad no se limita a su espacio urbano, sino que va mucho más allá», explica la concejala de Servicios Públicos, Natalia Chueca, que incide «Zaragoza tiene un amplio término municipal con una biodiversidad muy importante, a veces no suficientemente valorada, por lo que su protección y cuidado es una prioridad». 

Estos basureros ilegales suelen concentrarse en las inmediaciones de los polígonos, las riberas del Ebro y el Gállego, en San Juan de Mozarrifar, San Gregorio, Monzalbarba, Torrero o Miralbueno, donde se encuentra uno de los mas grandes de la ciudad. Esta en el camino del Plano, donde hay una gigantesca parcela convertida en vertedero que comparte su linde con otra labrada a la perfección y acordonada. «Hace años este terreno --el cultivado-- estaba lleno de residuos hasta que dimos con su dueño y lo limpió y decidió labrarlo», explican los agentes de Medio Ambiente. Ahora, el foco de basura esta en la parcela de al lado, la que estaba abandonada. «Esto es frecuente», dicen. 

Una tarea digna de un equipo de C.S.I.

Localizar al infractor es una tarea digna del un equipo de C.S.I.. «Cuando nos topamos con algún punto negro empezamos a buscar cualquier detalle que nos de una pista para tirar del hilo y encontrar el responsable», explican. El año pasado solo se tramitaron unas 10 denuncias, pese al empeño de los agentes, que dedican horas y horas a rastrear el origen de los restos. «Si de algo nos hemos dado cuenta es de que en las obras se fuma mucho y se comen unos buenos bocatas», bromean mientras enseñan los restos del papel de plata.

En este macrovertedero del camino del Plano han aparecido entre todo los restos unos sacos con escombros. Rebuscando entre los ladrillos rotos en mil pedazos --«seguro que son de una obra que se ha hecho por aquí cerca», dicen-- encuentran la pegatina de un paquete enviado por correos, en el que aparecen los datos personales de una persona. «Ya tenemos por dónde empezar», celebran. 

Los agentes de la Unidad Verde localizan un nuevo vertedero ilegal. ANGEL DE CASTRO

Tal es su pericia que incluso han llegado a buscar casas cercanas con el ladrillo o las baldosas halladas. «A veces hemos dado con ellos así», aseguran. «Hace unos años detectamos que se depositaban escombros en un talud con frecuencia y decidimos colocar una cámara trampa para animales que grabó al susodicho arrojándolos. Buscando al dueño de la furgoneta acabamos dando con al infractor, que fue sancionado y retiró la basura», recuerdan los agentes, que aseguran, aquellos que hacen «portes» sin ninguna empresa que les respalde suelen optar por los basureros ilegales para descargar sus furgonetas.  

También se toparon una vez con un punto negro repleto de parachoques viejos e inservibles cerca de un polígono. «Resulta que la empresa tenía en el patio de su empresa los contenedores donde los acumulaban y una banda los robaba por las noches para sacarles provecho hasta que los abandonaban en un terreno», recuerdan. Si una empresa cede los materiales y aparecen en la naturaleza, también puede ser sancionada como responsable. 

Más de 500 ruedas viejas, abandonadas y contaminantes

Ahora mismo hay 12 focos de neumáticos viejos e inservibles repartidos por los alrededores de la ciudad y a la espera o, de averiguar quién es el titular del suelo, o quién es el infractor. «Si el propietario, que acaba siendo responsable de esos resto, no retira los restos, se inicia un expediente en Urbanismo, que le requiere formalmente la retirada, pero el proceso no es nada ágil», admiten. Pero los terrenos no son siempre privados, porque también hay muchas parcelas de la DGA, Adif, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) o del propio ayuntamiento. En estos casos el procedimiento es el mismo.  

Los agentes del Medio Ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza. ANGEL DE CASTRO

La Unidad Verde tiene la obligación de notificar cualquier punto negro detectado, y el consistorio de limpiar aquellos terrenos que son de su propiedad, que están en el cauce de los ríos o, de forma subsidiaria, en camino de paso. 

Por suerte, dicen, cada vez hay mayor concienciación ciudadana y cada vez reciben más avisos alertando de la aparición de puntos negros, lo que les permite agilizar su detección e iniciar todo el procedimiento.

Compartir el artículo

stats