La Denominación de Origen Cariñena trabaja para potenciar la variedad de uva autóctona cariñena como una de sus señas de identidad y base para la elaboración de vinos de gran valor. Los resultados ya obtenidos y los nuevos proyectos en marcha se han mostrado en la cata-presentación Re-descubriendo la cariñena, organizada por el Club de Amigos de Vinos de Aragón, que reunió a aficionados, profesionales del mundo del vino y representantes institucionales para conocer más de la única uva que toma su nombre de una Denominación y que cada vez despierta más interés por su calidad y resistencia al cambio climático.

En el acto, celebrado en el edificio de Grupo San Valero en Zaragoza, medio centenar de asistentes pudieron degustar ocho ejemplos de vinos con variedad cariñena presentados por otras tantas bodegas de la D.O. Cariñena y conocer mejor su historia y características con las intervenciones de Antonio Ubide, presidente de la D.O.; Claudio Herrero, secretario general; Carmen Urbano, directora general de Promoción e Innovación Agroalimentaria del Gobierno de Aragón, y Juan Cacho, presidente de honor del Club de Amigos de Vinos de Aragón.

Antonio Ubide resaltó que la cariñena es una variedad en auge porque “resiste el cambio climático, aguanta la sequía y los golpes de calor y conserva la acidez con lo que permite elaborar vinos de menor grado alcohólico, tanto en monovarietales como coupages, y subrayó también que es una variedad surgida en la zona de Cariñena “y que se adapta perfectamente al territorio”. De allí, se extendió desde el siglo XV por todo el mundo, “y su nombre de cariñena y su sinónimo más extendido, que es carignan nos da una ventaja competitiva y nos ayuda a divulgar el nombre de la Denominación”, por lo que se trata también de “una apuesta estratégica a nivel de promoción y marketing”.

Un momento de la presentación.

 

Vinus Ultrapremium

El secretario general de la D.O. Cariñena, Claudio Herrero, explicó líneas maestras del proyecto Elaboración de vinos emblemáticos de la variedad cariñena, que se ha presentado al Gobierno de Aragón, junto con la Universidad de Zaragoza, como una “herramienta para todas las bodegas y viticultores”. El objetivo es describir los aromas característicos de esta uva, estudiar posibles aspectos negativos y cómo eliminarlos para mejorar la capacidad de envejecimiento y calidad y divulgar sus resultados para producir vinos destinados a gama Premium y Ultrapremium.

Sobre este potencial, Juan Cacho, catedrático de Química y experto en enología, destacó que los vinos catados demuestran que la uva cariñena tiene “un potencial muy grande como vino de guarda” y que, a diferencia de otras variedades, “una buena añada se puede guardar 15 o 20 años”.

Por su parte, Carmen Urbano afirmó que el trabajo presentado por las bodegas y la Denominación “merece un matrícula de honor por poner en valor una variedad autóctona que nos puede representar y diferenciar” y que “con la garnacha forma una pareja ganadora”. La directora general resaltó la importancia de que “toda la cadena de valor estemos de acuerdo en que la uva cariñena puede construir una identidad que nos identifique y nos posicione para competir en un mercado muy global”.

Los 8 vinos elaborados con la variedad cariñena que fueron catados.

 Los ocho vinos de la cata

-Hacienda Molleda 2022 de Hacienda Molleda, presentado por Balbino Lacosta

-Finca Marimú 2021de Bodegas Care, presentado por Cristina Guillén

-Terrai Roble 2021 de Bodegas Covinca, presentado por Juanma Gonzalvo

-Anayón 2020 de Grandes Vinos, presentado por Rafael de la Fuente

-Gabarda 2020 de Bodegas Luis Marín, presentado por Pilar Rubio

-Vinos del Viento 2019 de Cooper Cellars, presentado por Michel Cooper

-Menguante Selección 2019 de Bodegas y Viñedos Pablo, presentado por Pedro Pablo

-Particular 2017 de Bodegas San Valero, presentado por Jesús Prieto

 

La uva cariñena  

Su lugar de origen da nombre a esta uva, que también se cultiva en otras regiones vinícolas de España, así como en Francia, Italia, Chile, Argentina y Estados Unidos, entre otros países. Se adapta bien a diversos climas y suelos, aunque prefiere climas cálidos y secos. Es una variedad vigorosa y resistente, que puede producir rendimientos altos si no se controla adecuadamente.

La uva Cariñena produce vinos tintos de cuerpo medio a alto, con una buena estructura y una gran concentración de color y con aromas intensos, con notas de frutas rojas y negras, especias y hierbas. Tiende a tener una acidez elevada y unos taninos firmes y astringentes, lo que contribuye a la longevidad de sus vinos, que pueden envejecer y desarrollar mayor complejidad con el tiempo.

Se utiliza en monovarietales y en mezclas con otras variedades de uva, como garnacha y syrah. Aporta estructura y acidez y su presencia puede equilibrar la dulzura y la fruta de otras uvas.