Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

TRIBUNALES

Condenado un exempleado de Barclays por estafar 20.000 euros a un viejo amigo

EFE
20/03/2017

 

La Audiencia de Zaragoza ha condenado a un exempleado de la sucursal de Barclays (actualmente Caixabank) en la población zaragozana de Urrea de Jalón por apropiarse indebidamente de 20.000 euros que le confió un amigo de la infancia cuando trabajaba en la entidad.

El tribunal condena, asimismo, a la entidad bancaria a hacer frente al pago de la indemnización acordada como responsable civil subsidiaria dada la relación laboral existente con el acusado en el momento de producirse el engaño.

La sentencia, conformada sólo en relación a la cuestión penal, señala que el acusado, José Luis G.B., se sirvió de la vieja amistad que mantenía con su víctima para aconsejarle, en el año 2010, la apertura de tres cuentas en las que depositar sus ahorros.

El denunciante ingresó en sus cuentas 12.000 euros, y unos días después, el acusado le hizo firmar un cheque por un importe de 9.000 euros sin explicarle el alcance de lo que estaba haciendo.

El acusado ingresó en su cuenta el dinero establecido en el cheque, y una semana más tarde se apoderó de otros 2.500 euros mediante el mismo método.

Basado en la confianza que tenía en su amigo, la víctima dejó con posterioridad sobre la mesa de trabajo del acusado diversas cantidades dinero que no llegaron a ser ingresadas en ningún momento en sus cuentas.

Además, el acusado convenció a su amigo para que invirtiera en bonos de empleado del banco debido a su rentabilidad a pesar de que tenían que figurar a nombre del acusado.

Tras denunciarse los hechos, con un engaño cifrado en unos 20.000 euros, la entidad bancaria procedió al despido disciplinario de su empleado, que aceptó la condena solicitada por la acusación tras reconocer que se apropió de los ahorros de su amigo.

La sentencia condena Caixabank al pago de la indemnización como responsable civil subsidiario, y obliga al mismo tiempo al acusado a devolver dicha cantidad a la entidad para la que trabajaba.