El molt honorable que ya no lo es, el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol i Soley, acostumbraba a responder a los periodistas «Això no toca avui», "eso no toca hoy", en su versión en castellano, cuando quería evitar un asunto o dejar de responder alguna cuestión.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, casi emuló a su otrora homólogo catalán este viernes, al ser preguntado por cómo pueden afectar al Gobierno cuatripartito los procesos orgánicos que afrontarán el PSOE y el PAR en los próximos meses. En la rueda de prensa para hacer balance de la gestión del Ejecutivo autonómico en el ecuador de la legislatura, los socios de Gobierno pactaron no hablar de las cuestiones internas de los partidos, a pesar de que en apenas tres meses comenzarán las citas orgánicas. Lo que tocaba ayer era ensalzar la gestión realizada y poner la vista en el futuro. Pero no en los cambios que se pueden producir –o no– en el hipotético caso de que hubiera algún cambio de liderazgo por el camino.

"Antes de bajar a comparecer ante ustedes, nos hemos reunido los cuatro socios, pero no para comentar lo que cada uno iba a decir, sino para decidir lo que ninguno de nosotros iba a comentar", respondió Lambán. "Y hemos decidido que como esta era una conferencia de prensa dedicada a estrictamente hablar de balance de un año de gestión, no hablaríamos en absoluto de cuestiones orgánicas porque sería una forma de pervertir el sentido y el espíritu de esta comparecencia", añadió. No hubo más reflexiones, tampoco por parte del líder del PAR, Arturo Aliaga, que había sido preguntado igualmente por el mismo tema.

A finales de octubre se celebrará el congreso del PAR, en el que previsiblemente Arturo Aliaga se enfrentará a una candidatura alternativa –o al menos así lo dejan entrever los críticos– y hacia final de año, después del 40º Congreso federal del PSOE, llegará el congreso regional donde también se hablará de liderazgos, después de que Ferraz haya señalado a Pilar Alegría, nombrándola ministra de Educación y FP, como la apuesta de Pedro Sánchez en Aragón.

Ni Aliaga ni Lambán han confirmado si se presentarán a la reelección en estos procesos. Pero sí subrayó Lambán que el cuatripartito llega "pletórico de salud" a la segunda mitad de la legislatura. Una manera de disipar cualquier atisbo de duda sobre la fortaleza del Gobierno y sus máximos responsables.