Zaragoza puede presumir de ser una de las capitales españolas en las que existen menos diferencias entre barrios ricos y pobres, aunque la brecha es cada vez mayor y no ha dejado de crecer durante los últimos años. Los vecinos del Casco Viejo de la capital aragonesa tienen una renta bruta media de 42.041 euros mientras que los que viven en Casetas apenas alcanzan los 23.000 euros, según la estadística de los declarantes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y los mayores municipios por código postal relativos al ejercicio fiscal de 2019. Solo un año antes la diferencia entre la zona más adinerada y la más humilde era de 18.840 euros, es decir, casi 1.200 euros menos. La brecha entre los extremos era hace seis años, en el ejercicio fiscal del 2013, de 14.020 euros. 

Una de las conclusiones que arroja el estudio de la Agencia Tributaria es, por tanto, que la renta media bruta entre el barrio más adinerado y el más humilde prácticamente se duplica. La diferencia entre ambas es de casi 20.000 euros, aunque la escala de grises en la sociedad zaragozana es muy amplia. Entre la nómina de zonas más privilegiadas se encuentran Oliver, Valdefierro y Casablanca, cuya renta media es de 40.359 euros. Le siguen Universidad – Romareda (37.662 euros), el distrito centro (37.511 euros) y la zona de Paseo Independencia, con 37.165 euros. En el lado contrario, tras Casetas, que es la zona con menos ingresos, se sitúa el barrio de Delicias, con 23.161 euros, Las Fuentes (23.554 euros) Monzalbarba (24.242 euros), Parque Roma (24.312) Torrero y La Paz (24.376 euros). 

Las cifras publicadas esta misma semana por Hacienda, que radiografían la calidad de vida en la capital aragonesa en función del lugar de residencia (código postal), apuntan que en Zaragoza la renta bruta media fue de 29.475 euros, por debajo de ciudades como Madrid (41.176 euros) y Barcelona (39.523 euros). También tiene más renta que que Palma de Mallorca (31.826 euros), Valencia (31.655), Santander (30.469) y Oviedo (30.468 euros). Eso sí, quedan todavía a mucha más distancia de otras ciudades como Alcobendas, Pozuelo de Alcarcón, Las Rozas y San Cugat del Vallés, todas ellas por encima de los 56.000 euros de renta bruta media en una clasificación que solo incluye municipios de más de 200.000 habitantes. 

Las cifras de la Agencia Tributaria extraídos de la campaña del IRPF de 2019 revelan que ese año se realizaron 380.252 declaraciones en la ciudad de Zaragoza, aunque las bases imponible de las mismas son muy diversa. De hecho, hay más de 93.493 ciudadanos cuya renta disponible era inferior a 6.010 euros y otros 35.180 con ingresos entre esa cantidad y 12.020 euros. 

En el otro lado de la balanza destacan los 18.615 zaragozanos que declararon bases imponibles superiores a los 60.101 euros. Las rentas del trabajo de estos suman 1.152 millones de euros --por encima de los más de 128.000 zaragozanos que ingresan menos de 12.010 euros. Además, las rentas de capital mobiliario de los 18.615 más adinerados ascienden a 255,9 millones y las ligadas a actividades económicas se elevan a 259,7 millones de euros. La desigualdad social, por tanto, se ha convertido en una consecuencia evidente de la crisis del 2008, año a partir del cual no ha parado de crecer. 

Te puede interesar:

Estas cifras se plasman, por ejemplo, en que los ciudadanos de la capital con la rentas más bajas tienen una media de 1,54 hijos por familia, mientras que sube a los 1,79 hijos en el caso de rentas superiores a 60.000 euros

Las cifras de la Agencia Tributaria solo ofrecen datos de la ciudad de Zaragoza, que en otra estadística publicada recientemente por Hacienda la situaban como la tercera ciudad más rica de Aragón, solo por detrás de Cuarte de Huerva y Villanueva de Gállego.