Kiosco

El Periódico de Aragón

El frío bate récords en Aragón con hasta 18 grados bajo cero en abril

Las heladas en el campo podrían reducir las contrataciones para el inicio de la recogida

El frío de los primeros días de abril ha congelado muchos campos de frutales. | SERVICIO ESPECIAL

Vivir las inclemencias del invierno en pleno mes de abril es atípico pero nada remarcable si atendemos a los registros históricos que ofrece la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la comunidad aragonesa, pero en solo cuatro días de este mes sí se ha producido un hito para la historia de la estadística, ya que a la gélida sensación térmica de estos días se une que hasta «35 estaciones de medición» del ente público han marcado temperaturas «de récord». Tanto en las mínimas alcanzadas estos días, nunca antes habían sido tan frías, como las máximas marcadas en algunos municipios, ya que nunca habían sido tan bajas como este año. El mercurio llegó a alcanzar los 18 grados bajo cero en el peor de los casos, o el mejor, según se mire, ya que se dio a 2.425 metros de altitud, en el refugio Cap de Llauset de Montanuy, donde además todas las precipitaciones han caído en forma de nieve.

Según explicó el delegado territorial de la Aemet en Aragón, Rafael Requena, se trata de un dato significativo «después de un invierno muy cálido y muy seco». Más que por el frío, ya que, recordó, «en la comunidad ha habido años de que ha nevado en Semana Santa», los efectos de esta «nortana» (nombre que recibe este viento del norte que ha barrido el país) podrían haber sido mayores si hubiera ido acompañado de precipitaciones, ya que no han sido generalizadas pero «ha nevado en cotas bajas» a estas alturas del año.

Entre estos récords más llamativos están localidades por debajo de los mil metros de altitud, como por ejemplo Sabiñánigo, donde se alcanzaron los 6,7 grados bajo cero el día 1, un récord que perduraba desde 2011; el mismo tiempo que en el de Barbastro, a 355 metros de altitud, donde se fijó en 5,5 bajo cero el día 2; o los -3,1 en zonas como Calatayud, Sopeira o Benabarre, a menos de 800 metros. En la provincia de Teruel, las mínimas más bajas se registraron en Terriente, con 5 bajo cero, Jabaloyas, con -4,9, y Fonfría, con -4,6 grados.

Entre las temperaturas máximas de estos primeros días del mes de abril, destaca la registrada en Astún-La Raca, a 2.276 metros de altitud, pero donde el mercurio no subió en ningún momento del pasado 2 de abril de los 8,7 grados bajo cero.

En el campo

Pero más allá de la estadística, preocupan ahora las zonas agrícolas afectadas por las heladas, que empiezan a hacer las primeras valoraciones. «El mal causado se notará a medida que avance la primavera, pues aún es muy pronto para saber en qué medida se puede ver mermada la producción», explicó el fruticultor Manuel Rausa, del sindicato agrario UAGA y que tiene sus cultivos en la comarca del Bajo Cinca.

Por ese mismo motivo, señala, todavía no se puede valorar cómo irá la contratación de temporeros, si bien el hecho de que se reduzca la cantidad de fruta producida se traducirá en una disminución del número de jornaleros necesarios para recogerla. Aunque «no todas las zonas de cultivo han sufrido las heladas con la misma intensidad», y ha habido campos con sistemas antihelada que se han librado de los efectos del hielo. Todas ellas afrontan unas semanas decisivas de cara al inicio de la recogida, en mayo.

Compartir el artículo

stats