Kiosco

El Periódico de Aragón

La ocupación turística en Aragón rondará el 70% este puente de mayo

La meteorología y la cercanía de la Pascua hace que la población espere a "última hora" / En Cataluña y Valencia, potenciales visitantes, no es fiesta el próximo lunes

La amenaza de lluvia retrae a muchos turistas. En la imagen, Valderrobres, la pasada Semana Santa.

Todavía tienen la esperanza de que a última hora los turistas se animen a reservar, sin embargo, la percepción es que este puente de mayo la ocupación va a ser «regular» en todo Aragón. Son varios los factores que provocan que así sea: los principales, la cercanía de Semana Santa, que sí ha sido «muy buena» en toda la comunidad; y la meteorología, que retrae a muchos turistas ya que se espera que estos días no reine el sol. Y a eso se suma que en comunidades limítrofes como Cataluña, Comunidad Valenciana o Navarra, potenciales turistas de cercanía, el lunes, 2 de mayo, no es fiesta y por tanto, no hay puente. A eso hay que añadir que todavía hay tiempo y quien está dudando espera al último momento para hacer la reserva. 

Esa es la esperanza que tienen desde la Asociación Aragonesa de turismo rural (Faratur) quien espera que este puente de mayo sea «bastante bueno». Su presidente, Jesús Marco, explica que por la gente que «llama y pregunta» se rondará una ocupación del 70%, sobre todo si el tiempo acompaña, pero si se oye que «volvemos a marzo o que viene una borrasca...». «Yo creo que llegaremos a esa cifra» del 70%, dice, antes de señalar que «no será como Semana Santa», aunque quien entonces tuvo que trabajar, igual ahora sí que aprovecha para una escapada, explica. 

Los aragoneses y también los potenciales turistas tienen ganas de salir tras la pandemia. «Somos como una olla exprés», afirma Marco de forma muy gráfica, para señalar que tras dos años recluidos y sin viajar «hay que sacar el vapor por algún sitio». «Las consultas giran sobre si el establecimiento es seguro o si la zona hay algún problema» por coronavirus, asevera. 

«No suena el teléfono», dicen desde la provincia de Huesca, que esperan que haya reservas de último minuto

decoration

Todos los preguntados repiten como un mantra las palabras Semana Santa, mal tiempo y autonomías vecinas. De norte a sur y de este oeste. «Esperábamos que fuera bueno pero la verdad es que parece que será regular» porque no visitarán Teruel catalanes y valencianos y «los madrileños se dispersan más», reconoce Roque Murciano, de la Asociación Provincial de Empresarios Turísticos de Teruel, por lo que será como «un fin de semana normal». En la provincia se llegará a un 65% o un 70%, aunque depende de las zonas. Por ejemplo, en «el Matarraña, Albarracín o Teruel se alcanzará el 80%», dice. La Semana de Pascua fue «muy buena» y San Jorge tampoco fue puente, a lo que hay que sumar «el bolsillo» y la suma de gastos.

Esto en Teruel. En Zaragoza capital no tienen todavía previsiones de ocupación en los hoteles, sin embargo, aunque califican estos días de «complicados», Felipe Díaz Cano, de la Asociación de Empresarios Turísticos de Sos, señala que en la zona se alcanzará el 80%. Además, precisa que el próximo fin de semana es la Rompepiernas que atraerá a numerosos ciclistas y que sirve también como escaparate turístico.

Es en la provincia oscense donde la percepción es menos positiva. «No suena el teléfono», dice con humor Anabel Costas, vicepresidenta del sector de hospedaje de la Asociación provincial de Hostelería y turismo oscense, y ese es el principal factor para señalar que «va a estar todo muy tranquilo». 

Y como en el resto de Aragón, «se junta todo: que en las comunidades vecinas no es puente, la Semana Santa y que la gente no sé de donde saca el dinero porque no da para todo», afirma. Además, ya ha acabado la temporada de esquí y en la zona se considera temporada baja, pero añade: sería «una alegría» que las reservas aumentaran a última hora.

 En el valle de Benasque «muchos hoteles están cerrados» porque sus vacaciones llegan cuando acaba la nieve, señala Eva Bizarro, gerente de la asociación de empresarios turísticos del valle, quien cree que quien esté abierto «tendrá movimiento». Siempre «mirando al cielo», reconoce, antes de añadir que esquiadores de travesía, familias y senderistas también son habituales en la zona sobre todo en primavera. Prueba de ellos es el hotel San Antón, que estará al «80%» y quizá a última hora «se llene, sobre todo porque hay muchos cerrados pero si estuvieran todos abiertos...», deja en el aire.

En la Jacetania las reservas van «muy flojas» y va a estar todo «muy tranquilo». De hecho, Jaca quizá sea la localidad de la comarca con más ocupación y estará en torno al 50%, señala Luis Terrén, de la Asociación turística del Valle del Aragón. La cercanía de la Semana Santa, con un balance muy positivo, y sobre todo la meteorología hace que las previsiones no sean muy halagüeñas. El tiempo «marca mucho» y si la gente ve que se confirma que va a llover «se echa para atrás», no sale de turismo y se queda el puente de mayo en su lugar de origen.

Compartir el artículo

stats