Kiosco

El Periódico de Aragón

Política educativa

Joven y con dominio del francés: un perfil caro de encontrar

La Cámara de Comercio de Zaragoza no ha estrenado su curso de francés para jóvenes al no tener demanda / Las empresas tienen «verdaderas dificultades» de hallar candidatos

Varios jóvenes durante una feria de empleo de la Cámara de Zaragoza antes de la pandemia, en una imagen de archivo. EL PERIÓDICO

La oferta existe. El francés se lleva, aunque siga estando lejos del inglés. El problema es que no hay demanda. En estos momentos se buscan empleados que dominen el francés en empresas dedicadas al comercio exterior y la exportación, así como en áreas de logística para trabajar como gestores de tráfico. Sin embargo, desde la Cámara de Comercio de Zaragoza confirman a este diario las «grandes dificultades» para encontrar perfiles que se adecuen a los puestos.

«Hemos observado un incremento de las peticiones de francés por parte de las empresas, algo que no pasaba antes. Por ejemplo, de diez entidades hay tres que ya lo están solicitando. Es decir, el mercado algo se está moviendo, pero el tema está en que no tenemos trabajadores que cumplan con el requisito», apunta Ana Muñoz, jefa de servicio de Empleabilidad y Personas de la Cámara de Comercio de Zaragoza.

"Creo que la gente no lo ve como algo diferenciador y eso no genera expectativas. Es decir, hay idiomas que, al hablarlos poca gente, son un atractivo laboral y generan más oportunidades", dice Ana Muñoz, jefa de Empleabilidad de la Cámara de Zaragoza

decoration

La situación es tal que la institución, ante esa ligera subida del porcentaje de empresas que empiezan a demandar el francés, había incluido este año en su programa de empleo para jóvenes un curso de este idioma. Sin embargo, no ha podido salir adelante porque no han tenido peticiones al respecto. «Es una pena, pero es que las entidades que iban a ofertar esta formación en francés no han detectado demanda. Nosotros abogamos porque se tenga la posibilidad de conocer varios idiomas, porque el B2 ya se requiere como algo mínimo. Sin embargo, nos está costando llegar mucho con el francés», reitera Muñoz.

Se buscan empleados que dominen el francés en empresas dedicadas al comercio exterior y la exportación, así como en áreas de logística para trabajar como gestores de tráfico.

decoration

No es una situación nueva, porque en la Cámara de Zaragoza ya llevan años observando esta dinámica a la baja del francés, a pesar de ser un país próximo a Aragón. «Creo que la gente no lo ve como algo diferenciador y eso no genera expectativas. Es decir, hay idiomas que, al hablarlos poca gente, son un atractivo laboral y generan más oportunidades. Pero en el francés el perfil que tenemos no muestra esa actitud», argumenta Muñoz. 

Interés de los mercados

De hecho, el inglés es el idioma que más se solicita, pero en la Cámara de Comercio también reciben peticiones de alemán y incluso de ucraniano. «Me sorprende que de francés no lleguen, aunque ahora parece que hemos notado un pequeño incremento», reseña la jefa de servicio de Empleabilidad y Personas de la institución.

En cuanto al motivo, considera que puede ser que haya «un mayor interés» de los mercados Francia. «No creo que el aspecto geográfico por esa cercanía de Aragón con Francia sea la causa por la que ahora recibimos más ofertas, sino que creo que es una cuestión de mercado. Es decir, igual que antes estaban más dirigidos a Alemania y Rusia, ahora han podido cambiar porque se busca una relación con Francia que antes no existía», dice Muñoz.

"En comercio exterior y exportación se nota mucho que falta manejo. Llegan jóvenes formados, pero se pide un francés correcto, no sirve uno básico, y entonces no hay gente", dice Pilar Giménez, directora de Randstad España.

decoration

Por su parte, Pilar Giménez, directora de Randstad en España, confirma que no hablar francés «es un problema» a la hora de encontrar candidatos a muchos puestos de trabajo. «En comercio exterior y exportación se nota mucho que falta manejo. Llegan jóvenes formados, pero se pide un francés correcto, no sirve uno básico, y entonces no hay gente», explica a este diario. 

«Tenemos problemas para encontrar perfiles y, por tanto, hay gente que no termina los procesos de selecciones y se pierden oportunidades», cuenta. Dada esta situación, las empresas son conscientes de que el francés no está entre los idiomas preferentes de los españoles y, por tanto, «tienen algo de flexibilidad» en los procesos.

«Saben lo que hay y se suple de alguna mera, pero es cierto que, por lo general, tampoco el candidato se actualiza en el idioma si sabe que tiene opciones. Las posibilidad de captación se reducen», precisa Giménez.

Compartir el artículo

stats