Kiosco

El Periódico de Aragón

Siete residencias de Aragón participan en un proyecto sobre las bondades de la atención centrada en la persona

La iniciativa analizará durante tres años cómo funcionan las unidades de convivencia dejando a un lado "las tareas" y apostando por "acompañar a los mayores" / Participan 24 centros de cuatro comunidades autónomas, con un presupuesto 3,9 millones de los fondos Next Generation

Un momento de la presentación del proyecto, esta mañana, en la Aljafería.

Analizar y comparar cómo funcionan las residencias con unidades de convivencia o sin ellas, con formación de los trabajadores para trabajar individualmente con los usuarios y la tenencia de personal de referencia son algunos de los indicadores que se estudiarán en el proyecto europeo denominado Actuaciones innovadoras para avanzar en el cambio de modelo hacia la atención integral y centrada en la persona (Aicp.com), que esta mañana ha sido presentado en el Palacio de la Aljafería, con la presencia de agentes sociales, representantes de centros residenciales, colegios profesionales, etc. En esta iniciativa participan Lares y la Fundación Pilares, con la colaboración del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón.

En el estudio participan 24 residencias de cuatro comunidades autónomas (Comunidad Valenciana, Navarra, Castilla-La Mancha y Aragón) y de Ceuta. En el caso de Aragón, son siete, en la Residencia Nuestra Señora de los Dolores de Gea de Albarracín (Teruel), en las residencias Sancho Abarca I y II de Tauste, la Residencia Santa Isabel y la Residencia Oliver de Ozanam (Zaragoza). Los centros del IASS son la residencia de Las Fuentes y la de Santa Ana, en Utebo. Estos centros participarán bien como espacios en los que se aplique el modelo o como centros control, donde no se van a aplicar las medidas, lo que permitirá medir las mejoras en cuanto a la atención. El plazo de este proyecto piloto es hasta diciembre de 2024 y cuenta con un presupuesto de 3,9 millones, repartidos en tres años.

Las residencias elegidas son representativas ya que hay del ámbito urbano, del rural, de titularidad pública y privada, grandes y pequeñas, han asegurado en la presentación Juan Vela, presidente de Lares; y Pilar Rodríguez, de la Fundación Pilares para la Autonomía Personal. Vela ha señalado que el modelo tiene tres patas, que son la “integralidad, que la persona está en el centro de toda actuación y el enfoque de derechos” y para ello es necesario la cooperación de todas las administraciones y también del tercer sector. El estudio, que tendrá cómo resultado cuales son las ventajas de implementar el modelo servirá también para analizar “el coste que tendrá también su implantación”.

Para Rodríguez, “el tamaño es controvertido”, pero lo esencial es que las personas “tengan el derecho a controlar su propia vida” y para eso es esencial trabajar con la historia de vida, “que hay que conocer” y con un plan de cuidados en el que participa “tanto la persona como su familia”. Además, considera necesario que haya un profesional de referencia, por ejemplo de uno cada seis usuarios, a los que “conoce de modo especial” porque el objetivo del modelo es “pasar de hacer tareas a acompañar a laspersonas para que su vida siga teniendo sentido”.

Y es que cuando una persona entra en una residencia, porque tiene una dependencia, “no deja su vida atrás” si no que hay que apoyarla para que “siga controlando su vida”. Los profesionales son también muy importantes para ese “cambio”, ya que que se cambia “la relación de autoridad” que pone a usuario y profesional “en el mismo plano”, ha señalado la presidenta de Pilares.

El objetivo es configurar un “mosaico” para buscar un sistema referencial de calidad que le sirva al Ministerio de Servicios Sociales para “verificar que las residencias que dicen que tienen el modelo que se acredita, lo cumplan” y lo que hace Lares y Pilares es “pilotar que los criterios de calidad están o se van a asumir”.

Por su parte, la consejera de Ciudadanía, María Victoria Broto, ha mostrado su satisfacción porque la inclusión de Aragón en este proyecto porque desde 2018 la comunidad “ya trabaja en la atención centrada en la persona” porque los mayores dependientes “no abandonan a su familia, la profesión o los sueños” porque “saben lo que quieren y qué modelo quieren de cuidados”.

Compartir el artículo

stats