Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

LA MULTINACIONAL ACELERA EL PASO DE SU NUEVA REGIÓN DE DATOS

La 'nube' de Amazon, a dos meses de descargar en Aragón

AWS, filial tecnológica del coloso del textil, podría abrir sus centros de datos hacia el final del verano | La multinacional cuenta ya con un buen número de aragoneses formados en sus programas que se convertirán en profesionales de su tecnología

Este es el aspecto del interior del recinto que alberga el centro de datos de El Burgo de Ebro, en Zaragoza. ANDREEA VORNICU

A plena potencia se trabaja estos días en las obras de los tres centros de datos que Amazon Web Services (AWS) abrirá en El Burgo de Ebro, Villanueva de Gállego y la Plataforma Logística de Huesca. El desembarco de la filial tecnológica del gigante norteamericano en Aragón "está bastante listo", según fuentes conocedoras del proyecto. Tan listo, aseveran, que directivos de la multinacional en España ya hablan de que esta podría activarse "en uno o dos meses".

El despegue hacia la nube de Aragón se ha producido de forma meteórica. Hace menos de dos años, el 31 de octubre de 2019, la multinacional anunció que su nueva "región de datos", la séptima de Europa, ubicaría su centro neurálgico en tierras aragonesas. Por aquel entonces, se manejaban unas fechas de apertura que se situaban entre finales de 2022 y principios de 2023. Ahora, algunos dirigentes de AWS ya hablan por los pasillos de acelerar casi medio año la apertura de la región, aunque desde la gigaempresa, a nivel oficial, ni confirman ni desmienten. "Abrirá en unos meses", se limitan a repetir.

Resulta evidente al pasear por las inmediaciones de cualquiera de los recintos que albergan los centros de datos que las obras avanzan a buen ritmo. Al menos en lo que será la nave principal. Tomando como referencia el proyecto de Villanueva de Gállego –este se extiende por 76 hectáreas en el Parque Industrial Aeronáutico–, tan solo está construido un edificio de los cuatro que contempla el plan de obra. Es decir, que la nube de la Región Ibérica comenzará a operar con poco más del 25% de la construcción finalizada en cada uno de sus centros, dado que las naves pueden funcionar de forma independiente. Cabe esperar que no se trabajará con un funcionamiento del 100% hasta dentro de unos años.

Albañiles trabajan en la valla del centro de datos de El Burgo de Ebro. ANDREEA VORNICU

Así es el interior de la nave

El edificio ya construido en Villanueva es de dimensiones estratosféricas: en torno a 170 metros de largo por 50 de ancho. El interior está reservado en su mayor parte a las instalaciones que albergarán las máquinas, ordenadores o servidores que darán servicio desde la estación. Hay dispuestas cerca de 25 hileras enormes a modo de estanterías, que se conectarán a 12 generadores de electricidad tan grandes como tráileres de camiones a través de varios transformadores. Además, hay espacio para varias salas de reunión, despachos y escritorios para más de una treintena de trabajadores.

La compañía estadounidense desembarcó en Aragón con una inversión prevista de 2.500 millones de euros en los próximos diez años para un proyecto que generará 1.300 empleos entre su construcción y operación en ese tiempo. No obstante, resulta complejo discernir cuál será la cifra real de empleo que nacerá con la oportunidad de la nube.

Los operarios se hallan ultimando los detalles de las obras en los recintos de Villanueva y El Burgo. ANDREEA VORNICU

Lo esencial es que Amazon Web Services es un proveedor de servicios. Es decir, que no suelen contar con equipos de programación en las regiones, sino que forman a profesionales para que las empresas que contratan los servicios de AWS tengan en nómina a profesionales con la cualificación necesaria para desarrollar los programas. Algo así como 'técnicos en funcionamiento de la nube' para empresas como Renfe, Correos, Repsol o, en Aragón, Interflora o Bimba y Lola.

Así, en lugar de comprar, poseer y mantener servidores, los clientes de la nube obtienen acceso a la potencia informática y al almacenamiento de datos de un proveedor de servicios para utilizar programas de copias de seguridad, recuperación ante desastres, correo electrónico, escritorios virtuales, desarrollo y pruebas de software, análisis o 'big data'.

¿Quién trabajará con AWS?

Los perfiles susceptibles de trabajar con los servicios de AWS son muy diversos dada la amplia oferta de servicios que ofrecen. De hecho, los aragoneses se forman desde hace tiempo en la tecnología ofrecida por la multinacional. Pero no es lo mismo trabajar con los servicios de AWS que trabajar para AWS. El segundo grupo será reducido, pues no acostumbran a contar con equipos extensos en sus regiones de datos.

Desde abril de 2021 el clúster de Innovación, Investigación, Desarrollo e Innovación de Aragón (IDiA), en colaboración con el Inaem, ofrece de manera gratuita cursos de formación certificada por Amazon. Está destinado a profesionales con estudios superiores y consta el 'instituto amazoniano' de varios niveles de profundidad. De momento, son ya 90 los trabajadores con esta capacitación formados en el clúster, todos ellos menores de 35 años, aunque otros centros como el Centro de Tecnologías Avanzadas de Aragón llevan años ofreciendo también estos cursos. La DGA firmó en marzo la incorporación de la formación en las tecnologías en la nube de AWS a los ciclos de Formación Profesional relacionados con la Informática. Cifran en 200 los profesores y en 2.800 los alumnos que obtendrán cualificaciones Amazon el próximo curso.

La nave de Villanueva de Gállego, desde la distancia. ANDREEA VORNICU

"Cuando pusimos el curso en marcha, en apenas tres semanas ya había profesionales formados contratados para trabajar con Amazon", asegura Antonio Novo, director del clúster IDiA, del que forma parte AWS, algo que no es demasiado habitual con la compañía estadounidense. No obstante, desde el clúster indican que están "promoviendo la instalación de equipos de desarrollo avanzado en Aragón". Es decir, puestos directos de trabajo en AWS. 

Pero este modelo también hace dudar a algunos expertos sobre si realmente la implantación de AWS en Aragón repercutirá en puestos de trabajo para los aragoneses. "No hay gente libre para emprender una formación de Amazon. Los informáticos tienen una tasa negativa de desempleo. Creo que tiene más impacto una fábrica que genere 150 empleos que todo el tejido de Amazon. Pero de lo que no hay duda es de que generará un refuerzo para la concepción de Aragón como una vanguardia en las tecnologías de la nube», apunta un experto en el terreno de la innovación que también prefiere guardar el anonimato.

Aragón está muy cerca de alcanzar la nube. Es ya solo cuestión de meses.

Compartir el artículo

stats