Kiosco

El Periódico de Aragón

EL CAMINO A LAS ELECCIONES DE 2023

Lola Ranera aún no da el paso para presentarse a las primarias del PSOE

La portavoz de los socialistas en Zaragoza asegura que es una "decisión de partido" | Recalca que deben repetir el resultado de 2019, cuando ganaron las elecciones

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza, Lola Ranera, descarta dar el paso sin el respaldo del partido. Jaime Galindo.

El PSOE tiene aprobado su calendario de primarias para las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2023, pero por ahora nadie da el paso en las plazas más importantes que tiene por recuperar el partido en Aragón. La portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento de Zaragoza, Lola Ranera, preguntada ayer por los periodistas, rechazó dar el paso por ahora a presentarse a las primarias del partido. En función de lo que decida la federación aragonesa, el proceso de primarias podrá celebrarse o a mediados de octubre o a mediados de noviembre, siguiendo las fechas establecidas por Ferraz, pero en cualquier caso quedan pocos meses para desvelar las candidaturas.

Ranera considera que la decisión de presentarse a las primarias es "colectiva", "de partido", y por eso, ayer no dijo ni sí ni no a si será una de las candidatas socialistas que optarán a la alcaldía de Zaragoza. De hacerlo, sería la primera vez que lo intenta.

"Llegará el momento de ver si me presento o no, pero dependerá de una decisión colectiva, de partido. Tenemos que pensar, reflexionar", explicó Ranera, que sigue manejando los tiempos con calma. En el consistorio, tan solo Chunta Aragonesista –que no tiene actualmente representación– ha dicho quién sería su candidato.

Repetir los resultados de Alegría

"Lo más importante es volver a ganar las elecciones como hicimos hace tres años", recordó Ranera. El PSOE fue la fuerza más votada en la capital aragonesa en 2019 con Pilar Alegría, actual ministra de Educación y portavoz de Ferraz, como candidata.

Ranera tuvo que asumir el liderazgo del grupo municipal que había diseñado Alegría después de la marcha de esta a la Delegación del Gobierno en Aragón, antes de su partida a Madrid. "La aritmética hizo que fuera Azcón y no Alegría alcaldesa. Tenemos que pensar quién es el mejor para ocupar ese espacio y seguir avanzando en la ciudad", señaló la portavoz socialista. Sin embargo, la aritmética daba para un Gobierno de PSOE y Ciudadanos, que finalmente se truncó en los despachos, en Madrid, cuando el dimitido Albert Rivera decidió que la formación naranja no cerraría acuerdos con ningún gobierno "sanchista".

Tres años después, y en la recta final de la legislatura, el PSOE lidera la oposición con e grupo municipal más numeroso, pero anda buscando un líder o lideresa que, cuando sea elegido como tarde en diciembre, no sabrá todavía a quién tendrá enfrente en las listas del PP.

Desde la dirección del PSOE en Aragón se sigue respaldando la labor de Ranera en la oposición, y ensalzando su valor en un momento de especial dificultad por la pandemia y la guerra en Ucrania, pero no hay una voz unánime que la señale como alcaldable. Por eso, quizá, tampoco ella da el paso adelante hasta tener la certeza de que su opción será también la del partido. Lo lleva diciendo durante meses. Socialista histórica, no se moverá si no es con el beneplácito de la federación aragonesa.

"Otro modelo al actual es posible", recalcó Ranera. Mientras, con algún mes todavía por delante y el esperado parón político de agosto, algunas fuentes del partido recuerdan el peso nacional que tiene Zaragoza. Nadie pone más nombres sobre la mesa, pero el único evidente, el de Ranera, aún no se confirma.

Compartir el artículo

stats