Kiosco

El Periódico de Aragón

LA VIDA LABORAL

Una explicación psicológica del absentismo: "El lazarillo de Tormes del siglo XXI"

La picaresca española es uno de los factores que intervienen en las ausencias al trabajo

El teletrabajo ha sido fuente de polémica a raíz de la pandemia. EDUARDI PARRA/EUROPA PRESS

Ya no hay un ciego, ni un clérigo ni un escudero que hagan las veces de amo para un tal Lázaro. Es el siglo XXI y esto va de absentismo laboral. Pero Juan Antonio Planas, presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, se remonta al siglo de Oro y al Lazarillo de Tormes para encontrar una de las respuestas a las causas de este fenómeno.

La picaresca española sale a relucir porque «las condiciones laborales dejan mucho que desear en España». Planas, que en que en su día fue orientador en el IES Tiempos Modernos de Zaragoza, explica que esto último es «muy propio» de la cultura española ya desde el siglo de Oro

«A diferencia de otras culturas como la anglosajona, arrastramos una tradición de regocijarnos de hacer algo ilegal y de ser más listos que los demás», detalla. Por eso, recurre al Lazarillo de Tormes, pero le preocupa que ya no son los más humildes los que recurren a la picaresca, sino también los más poderosos con el tema de evasión de impuestos o prácticas por el estilo.

Respecto a estos números de absentismo laboral recuerda que cuando se habla de «cifras tan grandes», resulta conveniente «no generalizar». Aún así, señala que se puede hablar de otro factor, «el fenómeno del triunfo rápido» que protagonizan los youtubers, los futbolistas y demás elenco de famosos. O lo que es lo mismo, «ganar mucho dinero con poco esfuerzo».

«Como la gente siente que su esfuerzo no está recompensado económicamente, se buscan atajos como alargar bajas o ‘sufrir’ problemas psicológicos», explica Planas a la vez que insiste en no minimizar ni restar importancia a los episodios de estrés y ansiedad por mucho que algunos se amparen en ellos.

El presidente de la Asociación Aragonesa de Pedagogía critica que tan solo haya 800 inspectores laborales en España. Se trata de un número «insuficiente» y, así, «lo único que consigue la administración pública es potenciar el absentismo».

Planas detalla por qué el covid ha marcado un antes y un después: «Con la pandemia existe una sensación generalizada de haber perdido el tiempo. Imagínate que te toca trabajar durante el mes de agosto por un sueldo miserable. Sientes que tienes que recuperar el tiempo perdido y es una forma de rebelarte contra el sistema».

«Lo que tiene que llegar a la sociedad es la cultura del esfuerzo, la constancia y el trabajo. Tú cumple bien con tu trabajo y luego ya exige», sentencia Planas. Y es que, para él, es imposible sentirse a gusto trabajando si uno se anda quejándose todo el día. 

Compartir el artículo

stats