Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

CONGRESO MUNDIAL DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2022

La directora de Desinformación en la BBC: "Es un problema que no podemos solucionar ahora mismo"

Rebecca Skippage, editora de verificación de la radiotelevisión pública británica, habla en Zaragoza

Rebecca Skippage, la editora de la sección de Desinformación de la BBC. ANGEL DE CASTRO

Cuenta desde hace cuatro años la BBC, la compañía pública de radiotelevisión británica, con una sección dedicada de forma íntegra a luchar contra la desinformación. La dirige una mujer, Rebecca Skippage, en un tiempo en el que hacer frente a la medias verdades y a las falsedades enteras se revela casi más importante que el propio oficio de contar historias. Aunque sea difícil de digerir. Sobre ello ha hablado largo y tendido este jueves en el Palacio de Congresos de Zaragoza, en el marco del Congreso Mundial de Medios 2022.

No creo que haya sido un mes sencillo para trabajar en la BBC. ¿Cómo se cuenta un evento histórico como la muerte de una reina?

Es un privilegio. Absolutamente. La BBC es la radiotelevisión nacional, tiene que estar envuelto en todo lo que ocurriera. Teníamos a los ojos de todo el mundo puestos en el Reino Unido. Cuando un evento enorme como este ocurre, todo el mundo pone la BBC. Es un orgullo. Presentas, locutas, redactas, es tu profesión... pero al fin y al cabo soy británica, y es una cosa conmovedora.

Desconozco si esa es una noticia que requiera de los verificadores. ¿Por qué la BBC decidió crear una sección específica para la desinformación?

Se puso en marcha en 2018 en un periodo lleno de desinformación, en pleno auge del Brexit y Donald Trump. Estaba claro que algo estaba cambiando y de forma muy rápida. La propaganda siempre ha estado ahí, pero la velocidad y el impacto de esta desinformación estaba simplemente explotando. Y la BBC es una empresa de servicio público, por lo que teníamos que estar a la cabeza de la lucha. Empezamos con tres personas, un equipo muy pequeño para cubrir infromaciones de todo el mundo. Pero la sección ha crecido y ahora estamos muy enfocados por el carácter global de la BBC. La desinformación no está solo en Estados Unidos o en Reino Unido, sino también en Latinoamérica, Asia o África, lugares donde no se habla inglés. Y por ello nos hemos expandido a lugares como Nueva Delhi o Nigeria, y también Ucrania y Rusia.

Con Ucrania y Rusia se da la circunstancia de que no es sencillo verificar noticias o crónicas desde el terreno. ¿Es posible hacerlo?

Es necesario mezclar los trabajos. Buena parte de nuestra labor consiste en hacer un seguimiento de lo que se publica, sin embargo, necesitamos contar historias que interesen a la gente. Las personas están interesadas en las personas. Necesitamos utilizar a los reporteros que van por ahí y contar las historias de la gente. Si no que trabamos con un equipo sobre el terreno que pueda hablar con familias ucranianas y lo que está ocurriendo. Y es en Londres donde hablamos con los expertos para investigar qué ocurre en el ámbito del análisis. Pero sin las historias de las víctimas no tiene ningún sentido: tenemos que trabajar de forma conjunta.

Es una obviedad que los periódicos locales no cuentan con equipos tan grandes como la BBC, pero la desinformación también existe.

Bueno, nosotros empezamos con tres personas... Es cierto que es más difícil si se tiene que escribir cuatro artículos al día, pero la única forma de luchar contra la desinformación es investigar y contrastar. Es una cuestión de los editores priorizar. Hay una crisis económica, educativa... pero también informativa. Y es importante para la gente entender qué está pasando y cómo la información está siendo manipulada, por lo que necesitan herramientas para luchar contra la desinformación.

Cree que la gente de a pie está preocupada por la desinformación.

Pues mi madre está muy preocupada (ríe). Afecta a todo el mundo, seas de Brasil o de Lagos. Estoy segura de que todos tenemos una tía que te manda un 'Whatsapp' alarmista diciendo: "Oh, están secuestrando niños en algún lugar de la ciudad". Seguramente lo comparta sin ninguna mala intención, todo lo contrario, pero esa información es errónea y una insensatez. La cosa es que tus padres sean conscientes de que esa información no viaje por todos lados y que todo el mundo tenga armas para protegerse de la desinformación.

¿Acabamos en positivo? ¿Es optimista para el futuro?

No hay una respuesta positiva (se ríe sardónicamente). No es un problema que se vaya a solucionar ahora, sino que necesita un cambio. Es increíblemente barato y sencillo crear 'deep fakes', manipular vídeos de personas... Necesitamos primero empoderar a los lectores y usuarios, que sepan identificar las falsedades y alcanzar la verdad. Ese es el camino a seguir.

Compartir el artículo

stats