Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

LA LUCHA CONTRA LA VIOENCIA MACHISTA

Más de 1.800 mujeres reciben protección policial en Aragón

El sistema Viogén ve riesgo alto en 16 casos y en 1.032, bajo y medio

Un cartel de protesta contra la violencia machista, en una imagen de archivo

Más de 1.800 mujeres en Aragón están siendo protegidas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como víctimas de la violencia machista. Del total, 1.273 residen en la provincia de Zaragoza; 367 en Huesca y 163 en Teruel.

Así se refleja en el último boletín publicado por el Ministerio de Igualdad correspondiente al mes de septiembre. En él se destaca que 16 casos están calificados de riesgo alto, es decir, la víctima tiene una vigilancia frecuente y aleatoria en el domicilio y el lugar de trabajo, así como en la entrada y salida de los centros escolares de los hijos. En estos casos, si no lo ha hecho, se le insiste a la mujer que se traslade a un centro de acogida o al domicilio de un familiar dura y se insta al seguimiento obligatorio del agresor mediante dispositivos electrónicos.

Un escalón por debajo, en el nivel medio de riesgo, hay 190 mujeres a las que la Policía Nacional y la Guardia Civil también realiza vigilancias, pero en este caso son ya ocasionales y se le acompaña a la víctima en actuaciones de carácter judicial, asistencial o administrativa, así como la comprobación periódica del cumplimiento de las medidas judiciales de protección.

Protocolo de protección

En el caso del nivel bajo, en el que fueron reconocidas 842 mujeres, los agentes realizan contactos esporádicos con la víctima, comunican al agresor que la víctima dispone de un servicio especial de protección, dan recomendaciones de autoprotección e información precisa sobre el servicio de teleasistencia en el móvil.

Del total de casos, 755 víctimas son consideradas con nivel de riesgo no apreciado. A estas, según establece el protocolo Viogén del Ministerio del Interior, los policías facilitan recomendaciones en medidas de protección y se llevan a cabo las mismas medidas de tipo operativo y asistencial que para cualquier otro ciudadano que interpone denuncia.

Cuando el riesgo es extremo, la Policía o la Guardia Civil realiza una vigilancia permanente de la víctimas y se diseña un plan de protección personalizado de la mujer. 

Compartir el artículo

stats