Los estrenos siempre atraen a gran cantidad de público y la vuelta de Aldi a Zaragoza no fue para menos. Minutos antes de las 9.00 horas, momento en el que la cadena alemana volvía a levantar su persiana en la capital aragonesa, decenas de zaragozanos se concentraban en el nuevo supermercado de Marqués de la Cadena para conocer de primera mano las novedades de este nuevo aterrizaje comercial.

Alguno, como Enrique, lamentó no haber madrugado algo más, pese a vivir cerca del nuevo supermercado, porque llevaba esperando a entrar «más de media hora, y creo que me voy a tener que ir porque tengo recados que hacer». Este vecino zaragozano ya conocía lo que podía ofrecer Aldi, porque «íbamos mucho al que había en la Almozara, hasta que lo cerraron».

Dentro del supermercado, una apuesta decidida por lo que Aldi define como su propia «seña de identidad». En ello se incluyen la puesta en valor de su marca, que alcanza hasta el 85% de los productos disponibles en la tienda; y el uso como referencia del producto nacional, que alcanza a ser el 80% de todo aquello que se puede comprar en su superficie. Además, todo llega regado con una gran cantidad de ofertas, que la cadena alemana mantendrá hasta dentro de un mes, como celebración.

Largas colas, algo de agobio en los pasillos y mucha curiosidad por conocer todos los productos que rebosaban las estanterías. A algunas, como a María Jesús, no le hacía sentir especialmente cómoda: «Si llego a saber que viene tanta gente, no habría venido al estreno». Porque fue esa curiosidad la que le llevó a visitar tan temprano este nuevo Aldi: «No me había enterado de las ofertas ni sabía lo de los productos, he venido sobre todo para conocer el nuevo supermercado del barrio».

4

La apertura de Aldi en Zaragoza Jaime Galindo

Conservas, productos de limpieza, frutas y verduras frescas, carne o pescado, así como su propio obrador o una zona dedicada a textil y productos fuera de la imagen habitual del supermercado conquistaban a todo aquel que se daba una vuelta por los pasillos. Unos consumidores atentos a los precios, muchos de ellos en oferta, pero interesados por comparar con el resto de las cadenas. Hasta el mínimo detalle puede servir para ahorrar en unos tiempos con la inflación disparada.

En las cajas, pese a la alta demanda, relativa fluidez. Parte de los 21 trabajadores que conforman el nuevo desembarco de Aldi prepararon unas compras que, en caso de alcanzar los 25 euros, tenían premio, ya que la cadena obsequió con un lote de productos variados a los clientes que alcanzaron esa cifra en el estreno.

Una llegada que no es un estreno, ya que Aldi tuvo locales en Zaragoza. Hace siete años decidió prescindir de la capital aragonesa como punto de venta pero el regreso parece ser parte de un proyecto a futuro. José Antonio Pastor, responsable de expansión de Aldi, adelantó en la presentación que Zaragoza «vuelve a ser un punto interesante para nuestras ventas» y, además, el eje del crecimiento de la cadena en la comunidad, «ya que queremos seguir presentes en Aragón». Con el estreno de esta nueva superficie, Aldi acumula ya cinco puntos de venta diferentes en toda la comunidad autónoma.