La portavoz de Educación del PP aragonés, Pilar Cortés, rechaza el proyecto de decreto de la DGA por el que se regula el uso de lenguas propias de Aragón en el ámbito de las administraciones públicas aragonesas ya que considera que "atenta contra el rico patrimonio lingüístico aragonés, aniquila nuestras modalidades lingüísticas, imponiendo el aragonés y el catalán, que nadie reconoce como propias".

Cortés asegura que el Gobierno de Aragón "viene a crear problemas donde no los hay, todo por el pago a sus socios de CHA" a la vez que afirma que "la creación de la Dirección General de Política Lingüística ya fue uno de esos pagos", ha informado el PP.

En su opinión, los ciudadanos de las zonas de Aragón en las que se hablan esas lenguas "se relacionan con la administración en sus diferentes modalidades lingüísticas con total normalidad, como lo hacen en sus conversaciones habituales".

Además, califica de "error" que el Gobierno pretenda que se valore el conocimiento del catalán y del aragonés para acceder a determinados puestos de la administración y recuerda que el conocimiento acreditado de un idioma tiene que estar acreditado y, actualmente, la Escuela de Idiomas acredita el catalán, pero no el aragonés, que "solo se imparte en un curso de especializado en la Universidad, porque el aragonés no es una lengua reconocida como tal, ni existe para ella una especialidad".

Cortés insiste en que no se puede tratar al catalán y al aragonés como si fueran "lenguas cooficiales" y cuestiona un texto "repleto de términos jurídicos indeterminados, que denotan una nefasta técnica jurídica y en el que falta algo esencial: saber quién va a pagar el coste económico de esto".