PROBLEMAS EN LOS CENTROS DE SALUD DE ZARAGOZA

El funcionamiento de la Atención Continuada: La vez se pide «como en el mercado»

Hay pacientes que optan por acudir hasta una hora antes de la apertura del PAC para ser los primeros en la atención y se pasan el turno de unos a otros / "Alguno comenta que habría que poner una máquina como en la carnicería, para coger el ticket y que así nadie se cuele", explica un paciente

Dos pacientes acceden, ayer, al centro de salud Las Fuentes Norte, en Zaragoza.

Dos pacientes acceden, ayer, al centro de salud Las Fuentes Norte, en Zaragoza. / ANGEL DE CASTRO

Ana Lahoz

Ana Lahoz

Sin cita previa y solo con el orden de llegada como directriz para respetar los turnos, en las salas de espera de los centros de salud de Zaragoza se pide estos días la vez «como en el mercado» conforme se acerca el horario de la Atención Continuada. A priori, prevalece la buena voluntad de los pacientes de guardar cierta organización, aunque la situación también despierta la picaresca de algún usuario que intenta colarse sin guardar las formas. Esto, en medio del hastío de la espera y del malestar que se pueda tener de salud, no hace sino tensar un poco más el ambiente porque lograr ser atendido en algún Punto de Atención Continuada (PAC) de la capital aragonesa está siendo, últimamente, una carrera de fondo.

"Si hay dos médicos para tanta gente, es complicado atender a todo el mundo en un margen de tres horas. El día que yo fui había más de 50 personas seguro. Al final, si llega la hora del cierre del PAC, te mandan al hospital", cuenta un paciente.

Hay gente que, incluso, opta por acudir hasta una hora antes para ser de los primeros en la atención. «Yo llegué a las 16.00 horas al centro de salud Picarral, derivado desde Arrabal, y ya había unas 10 personas en la sala esperando, algunas decían que llevaban allí desde las 15.30 horas», explica a este diario un zaragozano. Esta presencia de pacientes antes de las 17.00 horas (que es cuando abre el PAC) supone, por horario, que todavía podrían ser atendidos en su centro de salud de referencia. Sin embargo, muchos prefieren adelantarse e ir ya al servicio de urgencias de Primaria que les corresponde por zona ante la «posibilidad» de no ser recibidos en su centro porque cierra.

Dos filas diferentes

«La gente, automáticamente, se da la vez y se sienta, por lo que ya conoce el funcionamiento. Hay otros que directamente van a ventanilla, a hacer fila, pensando que es esa la cola del PAC. Es decir, se crean dos filas diferentes y mientras están ahí en ventanilla, hay otras tantas personas que llegan y ya han ido pidiendo la vez, por lo que han pasado por delante de ellos. La organización es un descontrol», explica este paciente que comprobó in situ la aglomeración del PAC del Picarral esta semana.

Esta forma de actuación, de hecho, es asumida también por el propio personal de los centros. «A las 17.00, cuando se abrió el PAC, se pidió a los pacientes que pasará en orden de llegada. Es decir, que ellos no fijan ningún control», asegura. «Alguno comentó que habría que poner una máquina como en la carnicería, para coger el número y que así no hubiera confusión ni problemas», añadía este zaragozano, que fue atendido «una hora después» de la apertura del PAC.

«Si hay dos médicos para tanta gente, es complicado atender a todo el mundo en un margen de tres horas. El día que yo fuí había más de 50 personas seguro. Al final, si llega la hora del cierre del PAC, te mandan al hospital y entonces se genera otro problema porque igual no es una urgencia grave», relata.

Esta forma de actuación, de hecho, es asumida también por el propio personal de los centros. «A las 17.00, cuando se abrió el PAC, se pidió a los pacientes que pasará en orden de llegada. Es decir, que ellos no fijan ningún control», asegura un usuaruo.

Esto es, consecuentemente, más presión asistencial para el Royo Villanova, el centro de referencia para los pacientes de la margen izquierda de Zaragoza que, estas semanas, atraviesa una fuerte saturación en sus Urgencias. Estas, además, son pequeñas y el hospital no dispone de más espacios físico para poder ampliarlas. «El problema es que si los pacientes empiezan a ver que ni llegando con tiempo a los PAC se les atiende o hay muchos problemas, optarán en primer lugar por ir al hospital y entonces igual es peor», consideraba este paciente.

En la margen izquierda de Zaragoza, donde se concentra un gran volumen de población, la Atención Continuada se concentra en el centro de salud Picarral de lunes a viernes (entre las 17.00 y las 20.00), así como en La Jota, Actur Norte, Amparo Poch y Santa Isabel. Los sábados, por su parte, el Amparo Poch y el de Santa Isabel son la referencia de 9.00 a 15.00 horas. Sin embargo, los domingos y los festivos toda la atención, de 9.00 a 20.00 horas, recala en el Amparo Poch, que asume en estos días a los pacientes de ocho centros de salud.

El pasado viernes, festivo de Reyes, el goteo de pacientes fue constante en este centro de salud del Actur durante todo el día, algo que también sucedió en Las Fuentes Norte y en Sagasta, sobre todo por la mañana. Una situación que se repitió ayer sábado. Sin embargo, en Bombarda (que concentra la atención del barrio Delicias, Miralbueno y Oliver) la presión no fue tan alta, aunque a las puertas del centro llegaban varios pacientes a eso de las 11.00 horas.