Contenido ofrecido

Monasterio de Sijena: cien años como símbolo cultural de Aragón

El cenobio celebra su centenario como Monumento Nacional a la espera de la apertura de la exposición con los bienes recuperados, prevista para este verano

Sala capitular del Monasterio de Sijena (Huesca), que cumple 100 años como Monumento Nacional.

Sala capitular del Monasterio de Sijena (Huesca), que cumple 100 años como Monumento Nacional. / JUAN CARLOS GIL BALLANO

Monográficos

Este 2023 se cumplen 100 años de la declaración del Real Monasterio de Santa María de Sijena, en la provincia de Huesca, como Monumento Nacional. Un hecho que supuso la especial protección de este monasterio de estilo románico, uno de los más bellos y ricos de Aragón, fundado en el 1188 por deseo y voluntad de la reina Doña Sancha de Castilla, esposa del monarca aragonés Alfonso XII. 

El cenobio ocupa un lugar destacado en la historia de la comunidad. Acogió entre sus muros a reinas, princesas e hijas de familias nobles, sirvió de depósito de una parte del tesoro real y llegó a ser uno de los archivos más importantes del reino. Fue también panteón real, destacando la sepultura de su fundadora y la de Pedro II.

Actualmente, el enclave conserva la estructura de la sala capitular, antiguamente decorada con bellos frescos del románico tardío, y la impresionante portada románica, con catorce arquivoltas de medio punto, que se ha convertido en un símbolo del patrimonio cultural de la comarca de Los Monegros.

Queda pendiente todavía el regreso de las pinturas murales que decoraban la sala capitular del monasterio

En 1923 el conjunto fue declarado Monumento Nacional por Real Decreto de 28 de marzo de la Dirección General de Bellas Artes. Su declaración como Bien de Interés Cultural por parte del Gobierno de Aragón fue completada en 2002. El Ejecutivo ha designado este año como Año Sijena y ha previsto una completa programación de actos conmemorativos en torno al centenario, que coincide con la apertura, prevista para el mes de junio, de la exposición de los 95 bienes recuperados de tierras catalanas.

Ampliación y adecuación del espacio expositivo

Entre 1983 y 1994, la Orden de Jerusalén vendió a la Generalitat de Cataluña una serie de bienes del monasterio de gran valor artístico sin el permiso de las autoridades patrimoniales. Tras un largo litigio para su recuperación, la gran mayoría de las piezas fueron devueltas y regresaron a Aragón entre 2016 y 2017. No obstante, queda pendiente todavía el regreso de las pinturas murales que decoraban la sala capitular del monasterio, una obra maestra del arte del siglo XIII y un ejemplo único y primordial de arte medieval.

El Gobierno de Aragón ha invertido 1,8 millones de euros en los trabajos de ampliación y mejora del espacio expositivo que permitirán visitar al completo los bienes de Sijena, de un total de 6,5 millones ejecutados desde que la comunidad autónoma asumiera las competencias en Patrimonio. 

Vista aérea del monasterio, en cuya conservación el Gobierno de Aragón lleva invertidos 6,5 millones de euros.

Vista aérea del monasterio, en cuya conservación el Gobierno de Aragón lleva invertidos 6,5 millones de euros. / JUAN CARLOS GIL BALLANO

En esta nueva muestra, verán la luz tanto las 44 piezas entregadas por Lérida como las 51 que el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) retornó en 2016. Hasta la fecha solo se había expuesto una parte de las piezas puesto que muchas de ellas se habían entregado en un mal estado de conservación y requirieron de un proceso de restauración de diferentes grados de complejidad. Se enseñaban siete de ellas, las de mayor valor, y el resto permanecían en los almacenes. Desde 2017, Aragón exhibía una treintena.

Las obras de restauración y adecuación del espacio han sido financiadas con cargo a los fondos Next Generation. El Departamento de Educación, Cultura y Deporte ha realizado el acondicionamiento de las naves de dormitorios como zona expositiva, incluyendo una zona dedicada a almacén y taller de restauración, en previsión de la vuelta de las pinturas murales, cuyo regreso a Aragón está pendiente de una resolución del Tribunal Supremo. 

A la inversión de 1,8 millones que el Gobierno de Aragón ha llevado a cabo en el Monasterio de Sijena, se suman otros 4,9 millones en los otros panteones reales

Las obras interiores han permitido la construcción de un forjado sanitario elevado que actuará como cámara de instalaciones, la restauración de arcos y paramentos, la compartimentación interior y todas las instalaciones. A ello se une a los trabajos realizados desde la Dirección General de Patrimonio Cultural para la elaboración de un protocolo, ya redactado, de recepción de las pinturas murales, su manipulación y colocación, en previsión de que la sentencia del Tribunal Supremo sea favorable a Aragón.

A la inversión de 1,8 millones que el Gobierno de Aragón ha llevado a cabo en el Monasterio de Sijena, se suman otros 4,9 millones de inversión en los panteones reales, a los que se añaden los 1,2 que el Estado ha destinado al Castillo de Montearagón. 

Nuevo proyecto museográfico

El proyecto expositivo que permitirá conocer los bienes y las pinturas murales de Sijena girará en torno a La vida en el Monasterio de Sijena. Con él se pretende dar a conocer la comunidad monástica exhibiendo documentos originales, facsímiles y los propios bienes recuperados junto con fotografías de los viajeros que pudieron retratar la vida de las monjas en los primeros años del siglo XX.

Para ello se dividirá el espacio expositivo en cinco ámbitos. La visita se iniciará en uno dedicado al origen y fundación del monasterio de Sijena, con un mapa de todos los monasterios de Aragón y una reproducción del importante pergamino fundacional, entre otros documentos.

Las cajas sepulcrales de las monjas de Sijena son unas de las valiosas piezas que forman parte de la exposición.

Las cajas sepulcrales de las monjas de Sijena son unas de las valiosas piezas que forman parte de la exposición. / GOBIERNO DE ARAGÓN

El segundo ámbito introducirá el tema de la vida cotidiana en el monasterio y tendrá como fondo tres piezas: la reproducción del címbalo que marcaba la vida de las monjas, un facsímil de la regla de la Orden de San Juan y una pequeña caja. Se desarrollarán aspectos de la vida cotidiana como la comida, con una vitrina que contendrá diversas escudillas, palmatorias y cucharas; y la devoción, en dos vitrinas. En la primera estarán diversos relicarios y la conocida cuna del Belén del monasterio, y en la segunda, las pinturas sobre tabla de Santa Teresa, Santa Clara, Santa Gertrudis y Santa Ubaldesca.

El tercer ámbito seguirá hablando de la vida cotidiana tratando dos nuevos aspectos, como la vestimenta, con un hábito característico de las sanjuanistas de Sijena y varios ornamentos litúrgicos; y el arte, en el se dispondrán diferentes piezas escultóricas de alabastro procedentes de dos retablos del monasterio, el del Nacimiento de Jesús y el de Santa Ana.

Escultura de alabastro procedente de uno de los retablos del cenobio.

Escultura de alabastro procedente de uno de los retablos del cenobio. / GOBIERNO DE ARAGÓN

Ambos conjuntos ocuparán el lugar más característico del espacio expositivo, el encuentro de las dos naves con su palmera de arcos. Este será el punto central de la muestra, un lugar de síntesis desde el que se podrá contemplar, en toda su extensión y continuidad, las naves que ocupa la exposición y su coordinada secuencia de arcos y elementos expositivos. La propuesta sugiere montar aquí un holograma que muestre a una o varias dueñas o señoras de Sijena en un lugar que domina ambas naves.

En el cuarto ámbito se expondrán varias cajas sepulcrales, mientras que el quinto tendrá como referencia los lugares del monasterio y en él se exhibirán fragmentos de elementos arquitectónicos, de pintura al fresco, un intradós de una ventana, una puerta mudéjar o un panel de pintura mural.

La muestra acabará en un pequeño espacio destinado a mostrar la Sijena virtual en una pantalla de alta definición dispuesta en un lado de la nave. Allí se darán a conocer los documentos conservados procedentes de Sijena y llegado el caso, una reconstrucción virtual de las diversas etapas constructivas del monasterio y de las pinturas de su sala capitular. 

ACTIVIDADES PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Para conmemorar el Año Sijena, el Gobierno de Aragón ha elaborado una extensa programación que se extenderá a lo largo de todo 2023 y que incluye exposiciones, documentales divulgativos, materiales didácticos y conciertos, que tendrán como escenario el propio monasterio y otros puntos de Huesca y Zaragoza.

Los actos centrales de la programación se concentran en torno a la jornada de hoy, 28 de marzo, con la celebración de un Consejo de Gobierno del Ejecutivo aragonés en el cenobio y la edición de un facsímil no venal con la regla de la Orden en aragonés. Estos actos se completan con la recuperación de la antigua liturgia propia del monasterio por parte del grupo Schola Cantorum Paradisi Portae y una recreación histórica prevista para el fin de semana de 8 de abril. 

Se trata de la recreación de la llegada a Sijena del cortejo fúnebre que acompañaba al cuerpo de Pedro II y sus caballeros para darles sepultura en el monasterio, procedente de Toulouse, donde había tenido lugar la batalla de Muret, en la cual falleció el monarca. Para ese mismo fin de semana, se ha previsto una actividad que consiste en poder conocer el aspecto del antiguo panteón real a través de unas gafas de realidad virtual.