incertidumbre

Calma tras la tormenta en La Torre Outlet

Los trabajadores del 'macrooutlet' mantienen la tranquilidad y viven ajenos a la sentencia del TSJA

Varios clientes de La Torre Outlet, esta tarde, en una de las calles del centro comercial

Varios clientes de La Torre Outlet, esta tarde, en una de las calles del centro comercial / Andreea Vornicu

En uno de los días con más movimiento del mes, La Torre Outlet aguanta el chaparrón, el literal y el figurado. Como todos los últimos jueves de cada mes, el macrooutlet de la carretera Logroño celebra el SuperJueves, una jornada en la que los clientes pueden disfrutar de ofertas especiales. En una tarde especialmente lluviosa fueron muchos los que han aprovechado para hacer sus compras y, aunque la tormenta arreciaba por momentos, la calma persistía, sobre todo en los comercios.

«Estamos bastante tranquilos» ha dicho Sandra desde detrás del mostrador de una de las tiendas de ropa y calzado. Ella se ha enterado de la declaración del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) por los medios de comunicación ya que «aquí nadie nos ha dicho nada, ni en la tienda ni desde gerencia de La Torre», aseguraba. Otras trabajadoras como Pilar y Clara, ambas del sector textil, no han sabido lo ocurrido hasta que se les ha preguntado por ello. La primera ha respondido con calma, «si no nos han dicho nada igual es porque no hay nada por lo que preocuparnos, así tranquilidad», señalaba. Clara, con cierta incredulidad, ha admitido que no sabía nada, pero esperaba «que no hubiera consecuencias graves».

Los clientes, ajenos a las noticias del TSJA, pasaban esta tarde de tienda en tienda en busca de las ofertas propias del SuperJueves. Para Allende, que visita el outlet un par de veces al año, «no está del todo mal», aunque generalmente prefiere otros centros, ha confesado. María del Carmen tenía una opinión parecida, «de vez en cuando me doy una vuelta, pero creo que debería haber más variedad de marcas», sentenciaba.

Sin embargo, los hay quienes son fieles a La Torre. El pequeño Adrián esperaba sentado en una de las tiendas de calzado mientras sus padres revisaban las baldas y estantes y cuando su madre ha comentado que acudían al centro un par de veces al mes él la ha corregido. «Que no mamá, que venimos todas las semanas aquí», decía muy serio. A pesar de estar «bastante contentos con la variedad de tiendas», la familia sí que echaba en falta «algunas mejoras en la infraestructura», como un techo bajo el que cobijarse de la lluvia o un parking cubierto. En cuanto a las ofertas, han explicado que «no están mal, pero hay que mirarlas mucho, porque hay productos al mismo precio otros días del mes». 

Clara también es una cliente asidua del outlet, no solo por las tiendas sino por los servicios. «Solemos venir todos los jueves de fin de mes por la mañana y comemos aquí porque hay bastante variedad en restauración», apuntaba. Daniel también se ha acercado a la carretera Logroño con motivo del SuperJuves, pero La Torre no le acaba de convencer. «Si lo comparas con otros outlets, sabe a poco», confesaba.

Al margen del agobio propio de una tarde de compras bajo la lluvia, poca preocupación se apreciaba esta tarde entre la clientela. Algún que otro curioso, después de conocer la noticia ha visitado el centro. Es el caso de Ignacio, que tras leerlo en la prensa se ha querido acercar «a ver si se veía algo diferente», pero no ha descubierto mucho más.

Aprovechando los respiros de la llovizna, los clientes cambiaban de tienda o transitaban la abarrotada calle principal, aunque este ajetreo no siempre ha sido así. Desde que La Torre abrió sus puertas en 2020 «la afluencia de gente ha ido aumentando», explicaba Sandra, «porque comenzó en una época delicada y venía muy poquita gente». Por ello, «aunque estamos tranquilos, esperamos que no haya ningún problema legal que nos haga parar esta buena racha», ha afirmado. Y es que, a pesar de que la lluvia ha parado a final de la tarde, nada indica que la tormenta haya pasado.