SEGURIDAD VIAL

Zaragoza pregunta a sus vecinos sobre el uso del casco en los patinetes

Además creará una regulación específica sobre la zona de bajas emisiones

Una usuaria de patinete eléctrico en Zaragoza, con casco circulando por el paseo Echegaray.  | EL PERIÓDICO

Una usuaria de patinete eléctrico en Zaragoza, con casco circulando por el paseo Echegaray. | EL PERIÓDICO / EL PERIÓDICO

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

El Ayuntamiento de Zaragoza ha puesto en marcha el proceso para elaborar una nueva ordenanza de Movilidad que dé respuesta a las necesidades surgidas en los últimos años con la incorporación de nuevas formas de desplazamiento y usos de la vía pública, como los patinetes. Para comenzar ese proceso se va a realizar una consulta pública en la que se va a preguntar a la ciudadanía sobre la edad y las condiciones para poder utilizar este tipo de vehículos de movilidad personal (VMP).

En concreto, el Ayuntamiento de Zaragoza va a preguntar a los ciudadanos a partir de qué edad consideran adecuado que se autorice el uso de los patinetes y qué requisitos cree que son necesarios, es decir, las condiciones de seguridad que deben cumplirse.

Según recordó la concejala de Movilidad del ayuntamiento, Tatiana Gaudes, la recomendación del ayuntamiento como institución es llevar siempre casco cuando se monta en patinete y que sea obligatorio para los menores de 16 años, tal y como defiende también la DGT.

El objetivo, explicó ayer Gaudes, es conocer la opinión de los usuarios para conseguir el mayor consenso posible tanto entre los ciudadanos como entre los partidos políticos.

El nuevo texto de la ordenanza de Movilidad «servirá además para refundir y simplificar cuestiones que hasta ahora estaban dispersas y recogidas a través de diferentes normas». Además, de forma paralela, se va a impulsar la Ordenanza de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) en base a los últimos criterios establecidos por el Gobierno central y se actualizará el reglamento de estacionamiento regulado para incentivar la rotación de los vehículos no residentes.

El nuevo proyecto definirá la extensión que tendrá esta zona de tráfico restringido, que actualmente está constituida pero sin restricciones ni multas económicas. Supuestamente, solo pueden entrar aquellos vehículos con pegatinas de la DGT, pero ni se controla ni se sanciona. En la actualidad, la ZBE está delimitada por el paseo Echegaray, San Vicente de Paúl, Coso y la calle Mayoral.

Gaudes recordó que la ordenanza de Tráfico y Transportes actual data de 2014, año en el que se realizó la última modificación. Desde entonces se han ido aprobando o cambiando otros textos normativos complementarios como la ordenanza de mercancías peligrosas, la de peatones y ciclistas, la de VMP (patinetes eléctricos) o la del transporte escolar.

La nueva ordenanza actualizará también la regulación de las zonas de carga y descarga para mejorar su gestión y establecerá el marco general para los accesos restringidos así como el reglamento del estacionamiento regulado, es decir, de la zona azul y de la zona naranja. El objetivo del Ayuntamiento de Zaragoza «es garantizar un control más efectivo y aumentar la rotación de los vehículos no residentes para que haya mayor disponibilidad de plazas, especialmente en los barrios en los que resulta más complicado aparcar, tal y como han solicitado la mayoría de juntas de distrito».

La concejala adelantó que «queremos aprovechar para introducir criterios de renta en las tarifas que abonan los residentes y que paguen menos los usuarios con menos ingresos e implantar tarifas con condiciones especiales para los vehículos profesionales que utilizan ciertos colectivos como pymes y autónomos».

La elaboración de los tres textos normativos saldrá a consulta pública previa por un periodo de quince días. El objetivo es que las ordenanzas estén aprobadas en el primer semestre de 2024.