La nueva Comandancia en Zaragoza costará 2,2 millones más y se retrasará 6 meses

La sociedad estatal que impulsa el proyecto, Siepse, acaba de firmar el primer modificado con la contratista, FCC Construcción, encareciendo un 10% las obras iniciadas en abril de 2022 y ampliando el plazo para terminarlas hasta la primavera de 2024.

El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Las obras de construcción de la nueva Comandancia de la Guardia Civil en Zaragoza, en el barrio de Valdespartera, no estarán a tiempo para estrenarse dentro del plazo de 18 meses con el que se le adjudicó a FCC Construcción y FCC Industrial e Infraestructuras el año pasado. Ni tampoco acabará costando tan barata como el precio de adjudicación a la contratista, ya que se va a encarecer un 10% sin que se conozcan los motivos.

Estos han llevado a aprobar el primer modificado de obra, el pasado 28 de noviembre, por valor de 2,2 millones más (IVA no incluido) sobre un coste que la empresa prometió respetar de 22,4. Se había licitado por 25,13 millones y está a medio millón de agotar una rebaja que en su día preveía ahorrar 2,7 al Gobierno central.

El contrato, firmado en abril de 2022 daba lugar a una presentación pública por parte de la sociedad estatal que lo promueve, la de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios y de la Seguridad del Estado (Siepse), antes del inicio oficial de los trabajos, que comenzaron en el mes de mayo. Si se hubieran cumplido los planes iniciales, a FCC se le adjudicó porque aseguró que en 18 meses lo terminaría, pero en el modificado aprobado el pasado lunes este margen se ha decidido ampliarlo en «seis meses» más.

De esta manera, si todo hubiera ido según lo previsto, en este mes de noviembre debería haberse culminado una obra que, a la vista de su aspecto actual, está lejos de su finalización. Con el nuevo plazo dado a la contratista, este proyecto, estratégico para el Ministerio del Interior en la capital aragonesa, se deberá culminar como máximo en mayo de 2024, dejando en 24 meses una ejecución que no ha resultado tan ágil como se las prometía el Gobierno.

En este caso, al menos, no se le puede achacar a la adjudicataria que presentara una oferta más ambiciosa que lo que marcada la licitación de los trabajos. El concurso público se lanzó el 28 de noviembre de 2021 y marcaba esos mismos 18 meses por los que se le adjudicó a FCC. De manera que, al aceptar esa ampliación a la que se le ha dado luz verde desde el consejo de administración de Siepse, se asume indirectamente ese error de cálculo. O los imprevistos surgidos en el desarrollo de los trabajos que, de momento, no constan en ninguna parte.

Algo distinto ocurre respecto al encarecimiento de los trabajos. FCC presentó una oferta muy ventajosa en aquel concurso público lanzado en 2021 y pujó con una rebaja del 11% que resultó ganadora frente a las otras 12 ofertas presentadas a la licitación. Se llevó la adjudicación con un precio muy competitivo, ya que preveía hacer los trabajos licitados por 25,13 millones (30,3 con IVA) por menos dinero, por 22.404.000 euros (sin IVA).

Ahora se le ha concedido elevar la factura en 2.230.448,09 euros, por lo que se terminará pagando 24.634.448,09 euros sin incluir impuestos, por lo que el ahorro para el Gobierno se reduce a medio millón. Si no hay más modificados.