SUCESOS EN ARAGÓN

Intenta lanzar una silla y agredir a un ginecólogo en un hospital de Zaragoza

El sanitario le hizo una prueba a su pareja, que está embarazada y pidió una ecografía

Imagen de archivo del bloque de consultas externas del hospital Viamed Montecanal, en Zaragoza.

Imagen de archivo del bloque de consultas externas del hospital Viamed Montecanal, en Zaragoza. / VIAMED

Las agresiones contra los sanitarios están al alza a lo largo de los últimos años en los centros de salud y hospitales de la comunidad. Tanto es así que los datos constatan un aumento considerable de estos episodios que, en 2022, dejaron 484 agresiones. Estas imágenes volvieron a repetirse este pasado jueves en el hospital Viamed Montecanal de Zaragoza, donde un ginecólogo estuvo a punto de ser agredido por el acompañante de una embarazado que solicitó al sanitario la práctica de una ecografía. También intentó tirarle una silla de la consulta.

Según ha podido saber EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, los hechos ya han sido puestos en conocimiento del Cuerpo Nacional de Policía, que ayer tramitó la denuncia incoada en la comisaría Centro de la capital aragonesa. Por el momento no se ha completado ninguna detención y los agentes ya trabajan en dar con el paradero de este individuo –A. H. H. (España, 1992)–, al que ya conocen de otras ocasiones porque contabiliza varios antecedentes en su currículum delictivo.

Los hechos referidos se remontan a este jueves 8 de febrero. El denunciante explicó a los agentes que recibió en su consulta a una paciente en avanzado estado de embarazo que le solicitó que le practicara una ecografía. El ginecólogo le explicó que no era necesario y fue su respuesta la que enfureció a la embarazada. Insistió esta última en la ecografía y no se conformó con una prueba complementaria que le practicaron. Lo que no esperaba el doctor era la respuesta que iba a tener el acompañante de la mujer: cogió una silla de la consulta e intentó lanzársela al ginecólogo con la buena suerte de que la gestante se interpuso entre ambos para calmar los ánimos. Al menos eso parecía en un primer momento porque su pareja no dudó en dirigirse contra el sanitario para agredirle aunque nuevamente fue frenado por su novia.

Una vez abandonaron la consulta, continuaron las amenazas verbales al mismo tiempo que ya se había dado aviso de ello a la sala de emergencias del 091. Hasta el hospital Viamed fue comisionada una dotación de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que, a su llegada, trató de tranquilizar al ginecólogo. Para entonces, los denunciados ya habian huído de allí, aunque no fue difícil dar con su identidad porque figuraban en el fichero médico.