SUCESOS EN ARAGÓN

Propinan una paliza a dos jóvenes en Zaragoza y dejan inconsciente a un agente fuera de servicio

La Policía ha llevado a cabo varios arrestos por agredirles a base de patadas y puñetazos

Por el momento no se descarta que se trate de un tema vinculado a las bandas latinas

Imagen de archivo de la calle Camino de las Torres, donde se desató la pelea el pasado domingo de madrugada.

Imagen de archivo de la calle Camino de las Torres, donde se desató la pelea el pasado domingo de madrugada. / ANDREEA VORNICU

Los aledaños de una discoteca ubicada en la calle Camino de las Torres de Zaragoza se convirtieron el pasado domingo en un campo de batalla para una decena de jóvenes sudamericanos y españoles, algunos de ellos menores, que agredieron brutalmente a otros dos a base de patadas y puñetazos. Testigo de ello fue un policía nacional fuera de servicio que trató de mediar en la disputa, aunque recibió un puñetazo en el rostro que luego le dejó inconsciente en el suelo. Cinco de los participantes en la riña –R. P. J. (España, 1999), O. O. A. (Nicaragua, 2004), D. B. S. R. (Nicaragua, 2006), G. E. G. (Argentina, 2007) y C. J. S. P. (Nicaragua, 2007)– fueron detenidos a la espera de que pasen hoy a disposición judicial ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Zaragoza, en funciones de guardia, agotando así el plazo máximo de 72 horas con posteridad a su detención.

Según ha podido saber EL PERIÓDICO DE ARAGÓN, los investigadores no descartan que se trate de un asunto vinculado a la pertenencia a algunas de las bandas latinas que operan en la capital aragonesa como, por ejemplo, los Trinitarios, los Dominican Don’t Play (DPP) o los Black Panter. Desde el Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón ya analizan todos los datos recabados hasta el momento para tratar de esclarecer el motivo de la agresión. Tampoco se descarta que se completen más detenciones a lo largo de los próximos días.

Los hechos referidos se remontan a la madrugada del pasado domingo, en torno a las 07.00 horas. Fue la pareja del agente herido quien dio la voz de alarma a la sala de emergencias del 091 al mismo tiempo que explicaba cómo se había desatado la disputa. La requiriente precisó que habían observado cómo un grupo de jóvenes agredía a otros dos al mismo tiempo que estos ya yacían tendidos en el suelo. Ante esta situación, y dada su vocación de servicio como miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el agente se identificó con su placa aunque nadie de los allí presentes cesó su actitud. Tanto es así que uno de ellos le propinó un puñetazo en la cara y el resto le pateó cuando cayó tendido al suelo.

Hasta el lugar de los hechos fueron comisionadas varias dotaciones de la Brigada de Seguridad Ciudadana que, tras entrevistarse con los heridos, salieron en busca de sus agresores. Con la descripción que estos últimos les facilitaron, encontraron a cinco de ellos en las calles próximas al punto exacto donde se inició la pelea. Acabaron engrilletados y, desde entonces, se encuentran en los calabozos del comisaría del Actur-Rey Fernando a la espera de que el juez les tome declaración a lo largo del día de hoy como presuntos autores de varios delitos, entre ellos, lesiones y atentado a la autoridad.

Mientras tanto, los agentes ya habían solicitado la presencia de los servicios sanitarios en la zona para trasladar de urgencia a los heridos al hospital Universitario Miguel Servet de la capital aragonesa. Todos ellos sangraban abundantemente como consecuencia de los golpes que les infligieron en diferentes partes del cuerpo y de las que se continúan recuperando dos días después.