NOVEDAD EDITORIAL

Bernard Minier visita Zaragoza: "Cuando escribo mis novelas es casi como estar rodando una película"

El escritor es desde hace años uno de los grandes maestros del 'thriller' en Francia y sus novelas se han traducido a 27 idiomas

Este miércoles ha presentado en el Instituto Francés de Zaragoza 'El valle', que está ambientada en el Pirineo

Bernard Minier, este miércoles en Zaragoza.

Bernard Minier, este miércoles en Zaragoza. / miguel ángel gracia

Rubén López

Rubén López

Bernard Minier es desde hace años uno de los grandes maestros del 'thriller' en Francia y sus novelas no dejan de ganar adeptos en el resto de Europa. A España ya han llegado con gran éxito muchos de sus libros y ahora la editorial Salamandra acaba de publicar 'El valle', la sexta entrega de la serie protagonizada por el comandante Martin Servaz, editada en Francia en el año 2020. Minier, que la ha presentado este miércoles en el Instituto Francés de Zaragoza, sitúa al policía de Toulouse al frente de una nueva investigación con el Pirineo como escenario y casi como un personaje más de la novela.

No es la primera vez que el autor utiliza este marco natural. Ya lo hizo en 'Lucía', un libro que además transcurre en parte en La Ribagorza. «Hasta los 17 años viví en Montréjeau, así que durante toda mi niñez tuve los Pirineos como horizonte. También conozco el lado español y por eso situé 'Lucía' allí. Siempre digo que hay que hablar y escribir de lo que uno conoce porque a la hora de describir y recrear te da un valor añadido», explica Minier, que también ambientó su primera novela ('Bajo el hielo') en los Pirineos.

En 'El valle', el escritor francés se vale de la cordillera para construir una historia claustrofóbica, convirtiendo al paisaje en una trampa mortal. La novela comienza con una misteriosa llamada telefónica recibida por Martin Servaz que le lleva hasta Aigues-Vives, un remoto pueblo (ficticio) de los Pirineos, donde la policía se ha movilizado a causa de una serie de asesinatos particularmente sofisticados. Servaz se reúne con Irène Ziegler, directora de la brigada de investigación de la gendarmería de Pau, y mientras se disponen a aclarar esos asesinatos macabros, una parte de la montaña se derrumba, corta la única carretera que conduce a Aigues-Vives y deja a asesinos, víctimas e investigadores confinados en el valle.

«Siempre me ha gustado encerrar a mis personajes. Ya lo hice en 'Bajo el hielo' y en esta lo hago de forma literal. La idea era aislarlos para crear un microcosmos de la sociedad, un pequeño laboratorio para ver cómo reaccionaban esos personajes. Luego, claro, tenía que haber un asesino en medio porque si no no sería tan divertido», comenta Minier.

Portada de 'El valle'.

Portada de 'El valle'. / ep

Al aprisionar a sus personajes consigue que todo sea «más intenso e interesante» –«como en el barco de 'Moby Dick'»–, y toda esa situación le permite también reflexionar sobre el mal, una de las grandes pulsiones del escritor francés: «El mal es siempre la pregunta principal de todas mis novelas. ¿Por qué existe? ¿Desde cuándo está en el mundo? Es algo que ha acompañado al hombre desde los orígenes. Está en el 'Libro de Job', en 'Los hermanos Karamázov' de Dostoyevski, en Hannibal Lecter... En mis novelas he abordado además diferentes niveles de mal, reflexionando como Spinoza sobre si el bien es de hecho una creación humana».

Realidad y ficción se mezclan

'El valle', con unas 460 páginas, está estructurada por días para generar aún más esa sensación de angustia, de cuenta atrás. «Por supuesto, la historia siempre debe avanzar. Yo no estoy aquí para aburrir al lector. Incluso cuando describes un paisaje tiene que pasar algo, el ritmo es sumamente importante en este tipo de novelas», subraya Minier, que apunta que el caso en la novela se resuelve en diez días cuando una investigación en la vida real se desarrola en meses e incluso años.

También es ficticio el nombre del pueblo donde se desarrolla la acción, si bien es «una síntesis» de diferentes lugares que sí existen. «A lo largo de toda la novela voy saltando de la realidad a la ficción. La frontera entre ambos mundos es siempre muy fina en mis novelas», reconoce el autor. 

Lo que también caracteriza sus 'thrillers' es que son muy cinematográficos, casi como una unión de fotogramas: «Es algo que me sale de forma natural, es mi forma de escribir. Quizá es porque soy muy cinéfilo, pero mi punto de vista es muy cinematográfico. Para mí todo pasa por la vista más que por otros sentidos. Cuando escribo es casi como estar rodando una película y manejo a los personajes como actores». Así, no es casual que su primera novela, 'Bajo el hielo', se convirtiera en una serie de Netflix.

En este sentido, el francés tiene muy claro su objetivo: «No estamos aquí para aburrir. Ahora hay muchas posibilidades de entretenimiento con las plataformas y demás y los autores no podemos escribir como en el siglo XIX, cuando Flaubert escribía 'Madame Bovary'». En su opinión, eso explica en parte el auge de la novela negra. «La otra razón es que creo que es el género que mejor habla y representa a la sociedad actual. En Francia, por ejemplo, estamos en una sociedad cada vez más violenta y tensa. Yo nunca quiero meter política en mis libros, pero creo que toda novela negra es política porque habla de qué funciona y qué falla en la sociedad», concluye Minier, que ya está preparando su nueva entrega del comandante Martin Servaz. 

Su novela 'Lucía' se convertirá en una serie de producción española

Bernard Minier publicó su primera novela (’Bajo el hielo’) en el año 2011 y pronto se convirtió en un éxito editorial. Tanto, que unos años después el título inspiró una serie que se emitió en Netflix. Ahora, otra novela suya (‘Lucía’) va a seguir el mismo camino. Según explicó ayer el escritor francés a este diario, la productora Nostromo Pictures realizará una serie con actores españoles sobre esta historia protagonizada por Lucía Guerrero, miembro de la elitista Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Minier ahondó en su vinculación española con esta novela, que además se desarrolla en parte en La Ribagorza, un territorio que el autor francés conoce bien por sus orígenes al otro lado de los Pirineos. Nostromo Pictures es una de las productoras más importantes de España y ha impulsado proyectos como ‘Buried’, ‘Palmeras en la nieve’, Los Renglones torcidos de Dios’ o ‘Los favoritos de Midas’.