Kiosco

El Periódico de Aragón

El Campeonato del Mundo de Carreras por Montaña

Aragón sigue a toda marcha

La oscense Carrodilla Cabestre logró un oro y dos platas en su primer Mundial juvenil y lanzó a España al primer puesto. "No se me ocurre mejor manera de empezar", dice

Carrodilla Cabreste atravesando la montaña en pleno recorrido del sky. SERVICIO ESPECIAL

La aragonesa Carrodilla Cabestre ganó hasta tres medallas en el Mundial juvenil (18-20 años) de Carreras por Montaña de Arinsal (Andorra). La deportista consiguió el oro en Kilómetro Vertical y dos platas, la primera en sky y la segunda por los títulos combinados, que se otorga al sumar los resultados de las dos carreras. La propia Cabestre estalló de júbilo al conseguir ambos logros en su primera competición internacional. "Estoy contentísima, era mi primera participación en un Mundial. No se me ocurre mejor manera de empezar. Realmente las carreras como tal las puedo hacer en otras circunstancias, aunque sí que es cierto que no había hecho durante tanto tiempo subidas tan largas", asegura la oscense.

Asimismo, sus grandes resultados fueron decisivos para que el equipo español consiguiera el oro en el ranking por países. "Los resultados que hemos conseguido como selección son un reflejo de que las cosas se están haciendo bien desde las categorías inferiores", afirma la corredora, que cree que poco a poco están haciendo una cantera más fuerte.

A pesar de su gran resultado en el Kilómetro Vertical, la estadillana explica que donde mejor se ve es en las carreras en línea, sin desniveles. "En ambas pruebas me veo a gusto compitiendo. En este Mundial el Kilómetro Vertical ha sido mi mejor actuación, que me encanta, pero todavía más las carreras normales. Creo que mi desempeño en ambas ha sido bastante bueno. En la carrera normal, la primera corredora hizo una carrera impresionante y me llevé la plata". 

No obstante, no siempre consigue ir tan holgada. A veces mientras está compitiendo ve el gran trecho que le queda, se mira a sí misma y saca fuerzas de su interior. "Correr por la montaña es muy exigente, si no estás bien mentalmente se te puede hacer muy duro. Cuando estás debajo de la cima y te queda una gran pendiente, no tener la cabeza bien significa que no llegues ahí", valora. De hecho, en el Kilómetro Vertical es donde más se suele sufrir. "Es una disciplina agónica porque es muy corta pero muy exigente, ya que es todo en pendiente y en subida", remarca.

Carrodilla Cabestre con la medalla de oro de Kilómetro Vertical FEDME

Las carreras por montaña requieren un esfuerzo mayúsculo al que Carrodilla se acostumbró desde pequeña, pues sus padres practicaban esta misma disciplina y ella ya era una apasionada del deporte. "Practiqué fútbol, atletismo y escalada hasta que llegué a las carreras. En parte mi pasión viene por mi familia, mis padres son corredores de toda la vida", explica. De hecho, empezó a competir hace apenas dos años cuando su hermano y ella participaron en su primera competición. "Había corrido desde muy pequeña y además tenía una amiga que estaba en el grupo de tecnificación de carreras por montañas de Aragón. Vi que había más gente de mi edad y decidí empezar", matiza. 

Ahora, a sus 18 años ya atesora, aparte de los éxitos cosechados en el Mundial, la plata en el Nacional de Carrera en Línea y el oro en la Copa de España en Línea y en la Copa de España de Verticales. Tras el Campeonato del Mundo, quiere descansar. "En agosto no tengo ninguna carrera planificada. Mi idea es ir entrenando en los Pirineos. La primera semana de septiembre tengo el Trail Valle de Tena de 20 kilómetros. Estaré los días previos con el grupo de tecnificación preparándome", acaba.

Compartir el artículo

stats