Hablar de energía eólica en Aragón es hablar de Forestalia. La empresa de raíces aragonesas es líder en la implantación de esta tecnología renovable en la comunidad, convirtiendo el viento de Aragón en un motor de desarrollo para el conjunto del territorio. Este compromiso es fundamental sobre todo en el medio rural, donde los proyectos de energía renovable aportan múltiples beneficios: son fuente de empleo, ingresos y oportunidades, y contribuyen a frenar la despoblación.

Actualmente, Forestalia tiene en tramitación 5 gigawatios de energía eólica en territorio aragonés. Su objetivo es desarrollar todos estos proyectos y mantener una cartera propia de al menos 1,2 megavatios para su operación directa por parte de la compañía.

De este modo, la empresa sigue avanzando y creciendo en el sector de la energía renovable, que ofrece una respuesta acertada a los nuevos retos sociales de la descarbonización de la economía, la transición energética y la lucha frente al cambio climático.

Forestalia impulsa el desarrollo del medio rural aragonés a través de sus plantas eólicas. PEDRO ETURA

Proyectos eólicos de referencia

Aragón es la segunda comunidad con mayor capacidad eólica instalada gracias al cierzo, un viento intenso, constante y de calidad. La energía eólica es limpia e inagotable. Debido a los avances en investigación, camina hacia una mayor capacidad de almacenamiento y una gestión más eficiente del recurso.

Forestalia ha desarrollado parques eólicos en la comunidad aragonesa y continúa impulsando nuevas instalaciones en sus tres provincias estableciendo alianzas con otros actores de primera línea en el sector internacional.

Entre las instalaciones que ya están en funcionamiento destacan el proyecto Goya, en las comarcas zaragozanas de Campo de Belchite, Cariñena y Daroca, o el proyecto Phenix, que se extiende por las provincias de Zaragoza y Teruel, en las comarcas de Cinco Villas, Belchite y Jiloca.

Reportaje sobre el impacto social del proyecto Goya de energía eólica de Forestalia.

Dentro de su cartera de proyectos en tramitación, Forestalia tiene como objetivo inmediato la construcción de 27 parques eólicos en Teruel, en las comarcas del Maestrazgo y Gúdar-Javalambre, que sumarán una capacidad de 1 gigavatio con una inversión de 1.200 millones de euros, y que cuenta con el consenso de los municipios implicados.

Planificación consensuada con los municipios

El respeto por el territorio y compromiso con la calidad son fundamentales en todos los proyectos que realiza Forestalia. La empresa basa la ubicación de sus parques renovables en el acuerdo con los ayuntamientos, con el fin de asegurar una planificación consensuada con los habitantes que se beneficiarán de las instalaciones.

Forestalia ha reiterado en varias ocasiones que únicamente instalará sus parques renovables en aquellos municipios que compartan sus objetivos de progreso, empleo y sostenibilidad, mediante inversiones de futuro que creen nuevas oportunidades de desarrollo.

Las instalaciones de energías limpias son compatibles con el resto de usos habituales de los terrenos, aportan importantes beneficios socioeconómicos para el medio rural, y siempre están supeditadas a exigentes autorizaciones administrativas.

El desarrollo de los proyectos renovables de Forestalia generará 25.000 puestos de trabajo en Aragón. PEDRO ETURA

Empleo y oportunidades para el medio rural

La energía eólica es una de las tres grandes tecnologías que Forestalia trabaja en Aragón. La empresa incorpora también varios proyectos fotovoltaicos y de biomasa. De hecho, posee la mayor planta de fabricación de pellets de España, Arapellet, ubicada en Erla, en la comarca de las Cinco Villas, con una capacidad de producción de 140 mil toneladas anuales.

Buena parte de las instalaciones eólicas y fotovoltaicas ya operativas promovidas por Forestalia se encuentran en comarcas con una baja densidad demográfica, donde sus plantas eólicas, fotovoltaicas y de biomasa se traducen en la creación de empleo en territorios necesitados de nuevas alternativas para la recuperación económica.

Se estima que el desarrollo de nuevos proyectos de Forestalia generará en Aragón alrededor de 25.000 puestos de trabajo durante la construcción de las instalaciones de energía limpia, más un millar de empleos estables durante al menos las tres décadas de explotación de las plantas eólicas y fotovoltaicas.